Por Gabriel Rodríguez

Un trabajador rural del pueblo puntano de Cortaderas se encuentra desaparecido desde el pasado sábado y en el marco de los operativos de búsqueda, sus familiares denunciaron que fue víctima de un secuestro, concretado por un grupo de encapuchados.

Se trata de Alejandro Jesús Ochoa, de 35 años y apodado «Bebo», de quien nada se sabe, cuando según el relato de sus conocidos y la propia familia, «dos encapuchados se lo llevaron de una zona ubicada a tres kilómetros de la plaza central de Cortaderas, en proximidades a su vivienda».

Ante la falta de respuestas sobre el paradero de «Bebo» Ocho se produjo una marcha, con corte de tránsito en la Ruta 1 en momentos de un intenso movimiento turístico por Semana Santa hacia varios destinos de la provincia de San Luis, para pedir que se intensifiquen los rastrillajes.

Se indicó que unos 140 efectivos policiales trabajaron en los rastrillajes, con la participación de perros y personal de Bomberos. De todas maneras, Ivana Ochoa, una de las hermanas del peón desaparecido, denunció: «A nosotros nadie nos dice nada. Me entregaron la llave de la casa de Bebo, porque ya no hay nada por hacer ahí. Solo dicen que están trabajando, pero no tienen pistas».

«No sé qué pasó con mi hermano. Es una persona muy buena, se dedicaba al campo, no era de salir, estamos totalmente desorientados», sostuvo la mujer, quien al ser consultada sobre el testigo que le dijo a los investigadores que Alejandro Ochoa fue secuestrado por dos hombres encapuchados, dijo no saber nada de ese supuesto amigo.