Por Gabriel Rodriguez

Las víctimas fatales del incendio que se registró este jueves en el barrio porteño de Recoleta, eran una abuela, una madre y sus tres hijos, entre ellas una joven de 19 años, todos integrantes de la comunidad judía.

Así lo confirmó el presidente de la Asociación Mutual Israelita Argentina (AMIA), Amos Linetzky, a la Agencia Judía de Noticias (AJN): «Hay cinco víctimas que son de la colectividad, es lo primero que sabemos».

Linetzky concurrió al lugar del trágico hecho junto a otros miembros de la comunidad, y allí comentó que se trata de la familia Jabbaz, de la que fallecieron cinco miembros: la abuela, la madre y los tres hijos.

En tanto, el padre de la familia, Ioni Jabbaz, de 52 años se encuentra internado en terapia intensiva.

«Al hospital trasladaron a dos mujeres, una de 19 años, quien llegó con un paro cardiorespiratorio, se la intentó reanimar, pero lamentablemente no respondió», indicó el director del Hospital Fernández, Ignacio Previgliano, a la vez que confirmó que «vivía en el departamento que se prendió fuego».

Asimismo, el médico explicó que, aparentemente, la joven falleció por haber inhalado mucho humo y monóxido de carbono, lo que calificó como «un cuadro muy grave y muy difícil».

En tanto, la madre de la joven falleció en el Hospital Ramos Mejía, mientras que los otros dos menores murieron en el Hospital de Niños Pedro Elizalde.

Previgliano dijo en diálogo con el canal de noticias TN: «Además trajeron a una mujer embarazada que fue asistida y se encuentra en la sala de obstetricia, está estable».

En total, fueron asistidas 35 personas que inhalaron monóxido de carbono, 11 en el lugar, mientras que 19 fueron trasladadas en 25 ambulancias a seis centros de salud: al Hospital de Niños Ricardo Gutiérrez, al Hospital Ramos Mejía, al Hospital Rivadavia, al Hospital Férnandez, al Hospital de Niños Pedro Elizalde y al Hospital Durand.

Según confirmaron fuentes policiales a NA, las cinco víctimas fatales vivían en el departamento donde se inició el incendio, y el fuego se desarrolló en el séptimo piso y se desplazó hasta el octavo.

Además, las fuentes comentaron que el incendio se registró en un ambiente de 3x10x2,8 metros, abarcó la cocina, tres dormitorios y un baño, todos en forma generalizada.

También llegó a pasillos y afectó un living comedor del departamento que ocupa todo el piso octavo, en tanto el resto de los ambientes solo estuvieron afectados por el humo y rotura de vidrios.