Por Gabriel Rodríguez

El hombre de 60 años fue sentenciado por la Cámara Penal N° 1 de la Primera Circunscripción. Las víctimas son hermanas y tenían 11 y 15 años cuando sufrieron los abusos.

Un hombre de 60 años fue condenado este miércoles por la Cámara Penal N° 1 residual de la Primera Circunscripción a 10 años de prisión por el delito de «Abuso sexual gravemente ultrajante en concurso real con el delito de corrupción de menores agravado por ser las víctimas menores de 13 años, en concurso real (dos hechos)». Las damnificadas son hermanas entre sí y sobrinas del acusado. Actualmente son mayores de edad, pero al momento de los abusos tenían entre 11 y 15 años.

Los ataques contra la integridad sexual de las niñas consistieron en tocamientos por debajo de las ropas, amenazas de represalias si lo denunciaban, exhibición de material pornográfico y la proposición de realizar un trío sexual. Los hechos ocurrieron en la casa de la abuela de las víctimas y en una vivienda que habitaban en la ciudad de La Punta.

Juicio abreviado

El debate se desarrolló bajo el procedimiento de juicio abreviado tras un acuerdo presentado entre la Fiscalía de Juicio, el imputado y su defensa. El tribunal escuchó a cada una de las partes y luego de deliberar hizo lugar a la propuesta arribada porque entendió que estaban conjugados todos los elementos técnicos, jurídicos y humanos para concretar esta herramienta procesal que les imprime agilidad a las causas.

“Con respecto a los hechos y a las pruebas, entiendo que ha quedado plenamente acreditado con el plexo probatorio incorporado en la causa y que es lo suficientemente nutrido de elementos, que el imputado C.R.G. ejerció conductas para menoscabar la integridad sexual de una de las adolescentes cuando tenía entre 11 y 12 años de edad, en al menos dos oportunidades, en un lapso de un año”, dijo el presidente del tribunal José Luis Flores.

Y agregó: “A su vez, ha quedado probado también que se produjeron una serie de conductas contra otra de las adolescentes, en las que además de acercamientos hacia ella se realizaron la exhibición de fotos y videos en la que el acusado participaba en ropa interior como así también de material pornográfico de páginas de internet. Sacarles fotos a las niñas en posiciones sugestivas también constituyen conductas que constituyeron el plexo de hechos que se le atribuyen, todo lo que llevó a que se afectara de manera concreta el desarrollo normal y sexual de las niñas”, sostuvo el camarista.

En la audiencia de este miércoles, que se desarrolló en la Sala 1 del segundo piso de Tribunales, el acusado reconoció los hechos que se le imputaban, su autoría y aceptó la calificación legal. El hombre, oriundo de Buenos Aires, es hermano de la madre de las víctimas.

El acuerdo arribado entre las partes también contó con la anuencia de las damnificadas. “En este tipo de causas siempre prima la voluntad de las víctimas. Ellas me han manifestado que aceptan el juicio abreviado y que no quieren saber nada más con todo esto”, dijo ante los jueces la fiscal Virginia Palacios Gonella.

A su lado estaba una de las víctimas, quien pidió la palabra y dijo que desea que lo que les hizo su tío “lo lleve toda su vida”. Por videoconferencia se conectó la otra adolescente y expresó: “Lo que nos hizo nos marcó de por vida y deseo que no le pase a nadie más”.

El tribunal a cargo del debate estuvo integrado por su presidente, Flores, con las vocalías de Jorge Sabaini Zapata y Fernando de Viana. El imputado fue representado por Guillermo Levingston. Los camaristas entendieron que la propuesta de diez años de prisión fue adecuada.

Como atenuantes de la pena, los jueces incluyeron la falta de antecedentes condenatorios y como agravantes, las circunstancias de tiempo, modo y lugar, y el aprovechamiento de la confianza.