Por Gabriel Rodriguez

El Gobernador se refirió a lo ocurrido el domingo en la plaza Pringles durante una competencia de rap. «La libre reunión de los chicos es un derecho indiscutible», acentuó.

«El arte callejero no es delito», dijo Alberto Rodríguez Saá. Después de tomar medidas, el Gobernador habló sobre lo ocurrido el domingo en la plaza Pringles de San Luis. Ese día, varios jóvenes estaban reunidos por una competencia de rap, cuando un grupo de policías se acercó porque supuestamente estaban consumiendo marihuana. En medio de versiones diferentes de las partes, los participantes denunciaron agresiones de efectivos y viralizaron videos que muestran fragmentos del procedimiento policial que terminó con nueve detenidos.

«El lunes estaba en Buenos Aires, donde tenía programada una charla por la creación del Observatorio de la Deuda Externa en la Casa de San Luis. Me entero, en esa situación, lo que sucedió en San Luis el domingo en la plaza Pringles, donde fueron reprimidos por la Policía chicos que tenían todo el derecho del mundo a reunirse», dijo Rodríguez Saá.

Y contó que el mismo lunes por la tarde se reunió con el ministro de Seguridad y el jefe de la Policía. «Les expliqué que el Gobierno de la Provincia de San Luis de ninguna manera considera que es delito que se reúnan los chicos», acentuó.

Sobre lo ocurrido, aseguró: «Nada tenía que hacer la Policía de San Luis en ese lugar. Ni la Policía Ciudadana, ni quien fuera. La libre reunión de los chicos es un derecho indiscutible».

Alberto detalló que pidió que «todos los policías que aparecían en el video reprimiendo a los chicos fueran separados de su cargo, se tomaran las medidas y se hiciera el sumario correspondiente». En la misma línea fueron desplazados «el jefe y el subjefe de la Unidad Regional I».

Sobre las medidas, explicó: «Todos esos policías han sido separados y se va a establecer su responsabilidad. Si la tienen o no».

El Gobernador pidió disculpas a los chicos «por lo que han tenido que sufrir». «Espero que la Justicia se expida rápido en el mismo sentido; el arte callejero no es delito», reiteró.