Por Gabriel Rodriguez

En San Luis y en Villa Mercedes solo importa conseguir un sobre. Por la escasez, hubo reunión entre el Gobierno nacional, kiosqueros y Panini.

Esta primavera es mentirosa. Lejos del calor y con un frío que no invita a nada, salvo a unos cuantos valientes a conseguir figuritas del Mundial de Qatar 2022, una tarea tan difícil como las de Indiana Jones. En Villa Mercedes y en San Luis, las postales fueron la misma: camperas, paciencia y una aguante para conseguir al menos un sobre de cromos. Y si toca la de Lionel Messi, mejor.

El kiosco de revistas ubicado en diagonal a la Municipalidad de San Luis, en Belgrano y San Martín, había una larga fila de clientes esperando su turno para comprar los stickers. Eran pasadas las 10 de este miércoles y la venta se mantenía a ritmo. Los compradores hicieron cola desde temprano, inclusive, antes que el comercio abriera sus puertas.

En Villa Mercedes también. El kiosco ubicado sobre la avenida Mitre, casi con calle Córdoba, en la vereda de una cadena de farmacias, tenía una fila de clientes que doblaba en la esquina. Apenas eran las 10 y la temperatura era de siete grados.

Giro en «L». Los compradores villamercedinos en avenida Mitre y Córdoba. Foto: Luciana Iglesias.

Estado nacional

La Unión de Kiosqueros de la República Argentina (UKRA) se reunió este martes con representantes de la empresa Panini en la Secretaría de Comercio, para resolver el problema de escasez de figuritas.

Conseguir un sobre es complicado en todo el país, sobre todo en las grandes urbes. El precio oficial es de 150 pesos pero ya cotizan 200. Los álbumes, de tapa blanda, cuestan 750 pesos pero se comercializan a 1.000.