Por Gabriel Rodriguez

Participaron alumnos y alumnas de los dos turnos, junto a los docentes y directivos de la institución.

La comunidad de la Escuela Nº 388 «Sargento Romero» formó parte de un simulacro de evacuación que realizó Defensa Civil. Participaron los alumnos y alumnas de los dos turnos, junto a docentes y directivos de la institución.

Las actividades comenzaron la semana pasada y culminaron ayer. «Primero nos brindaron una capacitación sobre primeros auxilios y nos explicaron todo lo necesario para la actividad. El viernes lo hicieron con el turno tarde, y hoy (por ayer), con los de la mañana», comentó la directora del establecimiento, Gladys Ortega. Agregó que es la primera vez que lo hacen en la institución.

La hipótesis propuesta fue la situación de un sismo o terremoto. Con el uso de un silbato, fueron dando distintas advertencias. El encargado del ejercicio y miembro del equipo operativo del organismo estatal Agustín Navarret explicó que al primer aviso todos debían dejar de hacer la tarea y prestar atención, cuando suena dos veces seguidas tenían que buscar refugio debajo de los pupitres o en los marcos de las puertas, y a las tres veces comenzaban a salir.

Instituciones, ONG o industrias pueden pedir al Municipio una capacitación por escrito.

«Además nos explicaron que esto tiene que tener una continuidad. Tenemos que designar a alguien que dé los avisos y practicarlo una vez al mes, tanto con jardín como con primaria», añadió la directora.

La mujer indicó que los más grandes se lo tomaron con naturalidad, pero que algunos más chicos se asustaron un poco. «Esto surgió a raíz de un problema: tuvimos un principio de incendio en nivel inicial y no estábamos preparados para reaccionar en ese momento. Son actividades muy importantes para saber qué hacer. Ahora también nos enseñaron cómo utilizar los matafuegos, y que, con el código de los sonidos, sabemos que hay que evacuar directamente en caso de fuego», puntualizó.

Al momento de salir, niños y niñas fueron guiados por sus maestras a los patios designados como puntos de encuentro y debieron hacer un conteo para asegurarse de que no faltara ninguno.

«Nos dio un poco de miedo, pero ya sabemos qué hacer. Yo ya le conté a mi familia, que si pasa algo, hay que salir cubriéndonos la cabeza por si cae algo o escondernos debajo de la mesa», acotó la alumna Agustina Biassi, y recordó que es importante no estar cerca de columnas altas en el patio, por si se caen.

«Todos los docentes y el personal no docente deben cumplir su función, como dar aviso a los servicios de emergencia, cortar las calles y la electricidad, entre otras cosas», especificó Navarret.

El responsable de Defensa Civil, David Lorré, manifestó que realizan estas jornadas habitualmente en instituciones educativas, ONG o industrias.

Quienes tengan interés en hacerlas deben elaborar una nota y acercarla por la mesa de entrada del Municipio. «Tenemos pensado armar un simulacro en la Escuela Normal, que es un desafío importante porque es un punto céntrico y con mucho tránsito. También del Nacional nos han pedido; hay que ver si es posible porque hace poco han iniciado obras de refacción», sostuvo.