20 febrero, 2024

Tevez: «Me siento triste y feliz, es lo correcto, por mis venas corre sangre azul y oro»

Por más que había un contrato hasta diciembre y se mantenía la ilusión de verlo hasta el final de su carrera con la camiseta de Boca, Carlos Tevez decidió, sabiamente, precipitar el epílogo.

Por Alejo Pombo

Por más que había un contrato hasta diciembre y se mantenía la ilusión de verlo hasta el final de su carrera con la camiseta de Boca, Carlos Tevez decidió, sabiamente, precipitar el epílogo. Su rostro serio de los últimos partidos y las pocas ganas de involucrarse en nuevos desafíos habían dado indicios de que algo estaba pasando por su interior. Y aunque nadie se animaba a decirlo, el adiós estaba casi anunciado.

Tal vez sorprendió por el momento, a pocos días de una competencia oficial y con un período de vacaciones por delante como para reflexionar, pero quedó claro que El Apache ya tenía meditado este cierre con sus más íntimos y que terminó de acordarlo, puertas adentro, con la dirigencia y hasta con el mismísimo Juan Román Riquelme, máximo responsable del fútbol del club.

El rumor arrancó muy temprano, pero tuvo confirmación en horas de la tarde, cuando en el salón de conferencias de prensa de Boca apareció Carlitos, junto al presidente Jorge Amor Ameal, y con Riquelme como asistente de lujo. La palabra formal del dirigente dibujó la única sonrisa del crack, porque se anticipó a su propio anuncio, pero cuando arrancó con su discurso, un poco escrito y otro tanto improvisado, ganaron las lágrimas.

«Pensé que nunca iba a llegar este momento, pero acá estoy, se va a hacer difícil. Estoy para decirles que no voy a seguir en el club. No es una despedida, es un hasta pronto.

Siempre voy a estar para el hincha y el pueblo xeneize. Ya no como jugador, pero sí como el Carlitos de la gente. Estoy lleno, estoy pleno con esta decisión porque no tengo más nada para dar, como jugador lo di todo, por eso estoy feliz.

En estos momentos Boca me necesita al 120 por ciento y yo mentalmente no estoy preparado para darle eso. Boca es el mejor club del mundo, mi papá era de Boca, mis hermanos, mi mamá, mi mujer y mis hijos, son de Boca. Y no puedo mentirles a ellos ni a los hinchas. Por eso mi decisión es pura y mía», arrancó con voz quebrada.

«Con la decisión que tomo estoy feliz. No es fácil, es difícil, es uno de los días más tristes de mi vida, pero es la mejor decisión. Boca para mí es mi vida, por eso no puedo fallar y si mentalmente no estoy bien doy un paso al costado. Este es el momento. No tuve ni tiempo de llorar a mi padre que a la semana estaba jugando.

No es normal. Necesito estar con mi mamá, necesito ser hijo, hace tres meses se nos fue mi viejo. Boca para mí es el mejor del mundo. Después no sé qué voy a hacer de mi futuro, sólo quiero ser padre, marido, quiero ser hijo y hermano. Eso hoy lo tengo en mi cabeza, es lo único claro», agregó El Apache, para luego aclarar, por si quedaban dudas que «la decisión es pura y exclusivamente mía. Es la verdad. Boca te lleva a dar lo máximo, mucho más que lo máximo y mentalmente no estoy en condiciones para darlo. Quiero agradecer a la dirigencia, al cuerpo técnico, a mis compañeros, a toda la gente del club. Lo único que sé es que mi sangre no es roja, mi sangre siempre va a ser azul y amarilla», cerró con lágrimas en su rostro.

Para el final quedaron las preguntas de la prensa, donde reconoció que «tal vez en tres meses me den ganas de jugar, pero mi carrera en Argentina está terminada, sin dudas. Ahora solo quiero descansar y estar con mi familia»