Por Alejo Pombo

El gobierno bonaerense de Axel Kicillof confirmó ayer que estudia la implementación de una medida similar a la dispuesta por Francia, que impide el ingreso a bares y restaurantes de aquellas personas que no se hayan vacunado contra el coronavirus.

Así lo anticipó el jefe de Gabinete provincial, Carlos Bianco, al señalar: «Es una posibilidad que estamos estudiando». Si bien explicó que la situación del país gobernado por Emmanuel Macron es distinta a la de la Argentina, afirmó que la normativa de restricciones vigente «vence el 6 de agosto» y por ahora «no lo habilita» a ese impedimento.

En declaraciones radiales, Bianco subrayó: «Es una posibilidad, la estamos estudiando. Hoy la normativa nacional, el DNU, no lo habilita, y está vigente hasta el 6 de agosto.

Lo estamos estudiando como posibilidad, me parece una buena medida, una medida inteligente». «Esa medida apunta a un problema que nosotros no estamos teniendo de manera masiva en la provincia de Buenos Aires; los jóvenes en Francia no se quieren vacunar, no se anotan, y a ese público cuando le ponés la obligatoriedad de vacunarse para ingresar a los lugares que le gustan lo terminan haciendo», resaltó el jefe de Gabinete bonaerense, Bianco.

El jefe de Gabinete de Kicillof enfatizó que «es una medida buena, inteligente», al referirse a la decisión que tomó el presidente francés en el contexto sanitario que vive su país, donde se decidió solicitar pases especiales de COVID-19 en todos los restaurantes, bares, hospitales, centros comerciales, trenes y aviones ante la decisión de muchos jóvenes de no vacunarse.

El funcionario bonaerense señaló, además, que en las próximas horas se evaluará cómo sigue el cronograma vacunatorio en la provincia, donde la expectativa está puesta en cuando será habilitada la inmunización de los menores de edad.