La provincia de San Luis tenía hoy un 90% de ocupación hotelera, mientras en localidades como Potrero de los Funes, Merlo y las zonas de influencia a esas villas era difícil conseguir alojamiento ante una ocupación plena, informó el jefe de Prensa de la Dirección de Turismo, Lucas Ojeda.

«Los turistas han mostrado sus preferencias en visitar iglesias y lugares históricos, y las principales compras están orientadas a las artesanías originales de los distintos lugares», expresó Ojeda.

También han podido disfrutar de un Vía Crucis viviente realizado por actores puntanos en la localidad de Villa de la Quebrada, 40 kilómetros al norte de San Luis, lugar dónde se encuentra emplazado un vía crucis realizado en mármol de Carrara con figuras de tamaño natural y que es una de las llamadas «Maravillas de la puntanidad».

En esa villa también se venera al milagroso Cristo de la Quebrada, representado en un crucifijo que se encontró dentro de un árbol en pleno monte, cuando algunos hacheros estaban talando las especies de la zona.

La mayoría de las iglesias puntanas ofrecieron este tipo de representaciones religiosas, que convocaron multitudes en conmovedoras demostraciones de fe.

El transporte de larga distancia carecía hoy de pasajes a destino alguno dentro del país hasta el lunes, a partir de cuando dispone de algunos asientos, según fuentes del sector.