Por Alejo Pombo

Para optimizar sus compras los argentinos destinan en promedio más de una hora diaria en visitar diferentes puntos de ventas y decidir dónde está el precio más conveniente, reveló un informe de Focus Market según el cual se puede ahorrar hasta un 232% en una compra dependiendo de dónde se realice.

La entidad que conduce Damián Di Pace realizó un relevamiento de precios de 11 productos del mismo peso o cantidad, en diferentes formatos de venta: Mayorista, Supermercado Chino, Tienda de descuento, Tienda exprés, Hipermercado, Verdulería y Carnicería.

Los productos relevados fueron: Yerba 500 grs, Harina 000 1 kilo, Aceite de girasol 900 cc, Tomates redondos 1 kilo, Lechuga mantecosa 1 kilo, Naranja jugo 1 kilo, Huevos ½ docena, Papas negras 1 kilo y Cortes de carne por 1 kilo c/u: Nalga (corte para milanesa), Cuadril (churrascos) y Bondiola de cerdo.
Los resultados de la encuesta mostraron que en la compra de productos de almacén se pueden lograr ahorros de hasta 41% entre un punto de venta y otro sobre el mismo producto, marca y tamaño de presentación.

En tanto, en la compra de frutas, verduras y hortalizas, el ahorro puede ser de hasta 232% al comparar diferentes puntos de venta y en la compra carnes la diferencia se estira 31%.

Uno de los efectos más nocivos de la inflación es la dispersión de precios, que hace que los consumidores tengan que trasladarse entre puntos muchas veces muy distantes (algo muchas veces imposible en la práctica) para conseguir los mejores precios.

«Con una inflación de alimentos del 4,3% en mayo y el desafío de mantener el mismo nivel de compras en volumen es cada vez mayor para los argentinos», señaló el economista Damián Di Pace, director de la consultora Focus Market.

Entre los productos de almacén elegidos por la encuesta, la yerba mate exhibe el precio más bajo en el formato mayorista donde se la consigue a $184,69, en tanto el más alto es el del hipermercado, donde cuesta $228,99. Hay una diferencia de 24 % entre una y otra opción.

Por su parte, la harina se consigue más barata en la tienda de descuento ($48,99), mientras que en el hipermercado sube a $69,35, con una diferencia del 41%. Si se trata de aceite, el precio más bajo es el del supermercado chino ($180), en tanto que en el hipermercado llega a los $232,79, (29% más caro).

En el rubro Verduras y Frutas, la compra en las verdulerías es la elección más eficiente ya que la cercanía elimina los gastos de transporte que implica trasladarse al Mercado Central. La diferencia entre 1 kilo de tomate a $60 en el Mercado Central y $98 en la verdulería no justifica el viaje y el tiempo que demanda hacerlo.

Lo mismo ocurre con la naranja ($60 vs $78) y la papa negra ($25 vs $40).

Es en el rubro Carnes donde la falta de opción mayorista refleja una clara ventaja de la compra en carnicerías de barrio. En tanto que los supermercados, si bien son más caros, tienen a disposición los 11 cortes económicos del programa de gobierno en coordinación con los frigoríficos y puntos de venta.

Por ejemplo, la nalga para milanesa se consigue más barato en carnicería ($720) y sube a $920 en el chino y a $938 en el hipermercado.

La bondiola de cerdo, en tanto, cotiza a $510, $670 y $629 según se compre en carnicería , super chino o hipermercado.

El trabajo de Focus Market concluye que entre las desventajas que acarrea la inflación de alimentos está no solo un mayor desembolso de dinero para comprar el mismo producto, sino la inversión de tiempo que demanda elegir el mejor precio.