Un esquema mixto entre la presencialidad y la virtualidad, será la modalidad del protocolo que regirá el retorno a clases en San Luis a partir del lunes próximo, según informó el ministro de Educación de la provincia, Andrés Dermechkoff.

De acuerdo con lo que estableció el ministerio, cada establecimientos será el que defina su modalidad de acuerdo al espacio físico y matrícula, teniendo en cuenta la alternancia de clases presenciales con virtualidad, día por medio, y dividiendo los grados o divisiones en las «burbujas» que sean necesarias para dar cumplimiento al distanciamiento físico.

Las escuelas de personal único de zonas rurales, de 3ª categoría, iniciarán el ciclo lectivo con presencialidad normal.

En los Centros Educativos y escuelas públicas urbanas, con matricula grande, las actividades podrán ser enteramente presenciales siempre que se pueda garantizar el distanciamiento social.

Entre las excepciones, se encuentra el personal docente y no docente y estudiantes que pertenezca a grupos de riesgo, o convivan con personas de riesgo, previa acreditación con el certificado médico correspondiente.

Durante esta semana los directivos y docentes, que se presentaron ayer en sus lugares de trabajo, deberán definir cómo quedarán conformadas las burbujas de estudiantes y comunicar a sus tutores, informando en qué días y horarios les corresponde asistir.

Deberán establecer cómo será el ingreso y la salida de los estudiantes, de manera escalonada y se recomendó que habiliten otros ingresos además del principal, si los tuvieran.

Para el nivel inicial, el período de inicio de presencialidad se dará de forma gradual, determinado por las edades, según las necesidades de cada niño o niña, su familia y de variables como la asistencia previa o no al nivel inicial, los hábitos y modalidades familiares, los cambios de ámbito y rutinas, entre otras, según se informó hoy.

Además, de acuerdo con lo indicado, se permitirá el ingreso de tutores que estén en periodo de adaptación y estudiantes que tengan alguna discapacidad y la trazabilidad será obligatoria para el alumnado, docentes y personal no docente, así como también para personas que no pertenezcan a la comunidad educativa.

En los ingresos se tomará la temperatura corporal y se deben disponer puntos de higiene de manos; el uso del tapaboca será obligatorio para alumnos y alumnas del primario y el secundario, y es recomendable para el nivel inicial; los espacios donde se desarrollan las clases deben tener circulación de aire cada una hora, ser desinfectados antes del comienzo de la jornada, durante y también una vez que se retiren todos.

Además, ante la aparición de un caso sospechoso de coronavirus, las escuelas deberán prever un espacio de aislamiento hasta que las autoridades sanitarias definan qué hacer en esa situación, del mismo modo en que ocurre en los demás distritos del país.