Por Alejo Pombo

El presidente de la Cámara de Diputados, Sergio Massa, inicia hoy una visita de cinco días a los Estados Unidos con el fin de conseguir el apoyo de Washington de cara a la negociación de la Argentina con el FMI.

La gira de Massa tendrá un perfil más político que técnico, dado que el Gobierno necesita conseguir que la administración del presidente estadounidense, Joe Biden, apoye al país en el Fondo Monetario Internacional (FMI), donde tiene el 17% de las acciones y, por tanto, el voto clave.

Por esa razón, la visita incluye reuniones con Juan González, el principal asesor de Biden para los asuntos de América Latina, y con los presidentes de las comisiones de Relaciones Exteriores del Senado, Bob Méndez, y de la Cámara de Representantes, Gregory Meeks.

Las buenas relaciones de Massa -que el viernes se juntó con el ministro de Economía, Martín Guzmán- con diversos actores de la política norteamericana son conocidas y el titular de la Cámara de Diputados cuenta con el apoyo del Gobierno y del Frente de Todos en su conjunto para buscar en Washington lo mismo que el presidente Alberto Fernández fue a buscar a Europa.

La agenda de Massa empieza hoy con una cena junto a González, director principal del Consejo Nacional de Seguridad para el Hemisferio Occidental y asistente especial de Biden para los temas vinculados a la región, quien visitó la Argentina en abril pasado para empezar a sondear al Gobierno.

Mañana, el presidente de la Cámara baja Diputados continuará con sus actividades en Washington con una reunión de trabajo junto a la delegación de la embajada argentina en Estados Unidos por la mañana y por la tarde tendrá una reunión con el diputado demócrata Gregory Meeks.

El contacto entre Massa y Meeks empezó en mayo pasado con un intercambio de mensajes luego de que el titular de la Comisión de Relaciones Exteriores de la Cámara de Representantes dijera que «Estados Unidos debería hacer más para encontrar una solución a largo plazo para Argentina en las conversaciones de reestructuración de deuda».

Al día siguiente, Massa se reunirá con la subsecretaria del Buró de Asuntos del Hemisferio Occidental del Departamento de Estado, Julie Chung, quien visitó la Argentina junto a González en abril pasado y es una funcionaria clave en las relaciones de Estados Unidos con la región.

Ese mismo martes el dirigente del Frente de Todos visitará el Capitolio para un almuerzo interparlamentario con diputados estadounidenses y luego mantendrá mantendrá reuniones con el Comité Judío estadounidense; con el Caucus de Congresistas Latinos y Judíos de la Cámara de Representantes, y finalmente con el presidente de la Comisión de Relaciones Exteriores del Senado, Bob Menéndez.

Por último, asistirá una cena de honor en la embajada argentina en Estados Unidos, organizada por el embajador Jorge Argüello, a la que serán invitados empresarios de ese país.

El 16 de junio, Massa mantendrá un encuentro con el presidente del Subcomité del Hemisferio Occidental y Política Económica Internacional de la Cámara de Representantes, Albio Sires, y luego expondrá en el Diálogo Interamericano.

El próximo jueves el dirigente se trasladará a Nueva York para reunirse con el titular del Congreso Judío estadounidense, Jack Rosen, luego compartirá un almuerzo con la presidenta del Council of Americas, Susan Seagal, (y disertará en ese foro) y por último, se reunirá con el ex presidente de los Estados Unidos Bill Clinton.

El apoyo del gobierno de Biden en la negociación de la Argentina con el FMI por la deuda es central así como lo fue el respaldo de la administración de Donald Trump a la gestión del ex presidente Mauricio Macri para extender el préstamo de ese organismo.