El cineasta, Martín Ochoa, presentó su opera prima «Una casa con diez pinos», una película que plasma una realidad que padecen muchas personas que utilizan el aceite de cannabis.

El proyecto encabezado por se rodó en 20 días debido a que el presupuesto no contemplaba más tiempo, y se filmó entre Villa Mercedes y El Morro.

Fueron las municipalidades de Villa Mercedes y de El Morro, las principales fuentes de financiamiento. «Además conseguimos algunos sponsors privados que también nos ayudaron», dijo el director.

Pese a lo dificultoso que fue el rodaje y la preproducción, Martín dijo estar muy contento por los primeros resultados y ya piensa en la fecha de estreno: el 8 de abril, en coincidencia con el Día Mundial de la Salud.

«Una casa con diez pinos» es una película que tiene al aceite de cannabis y su uso medicinal como argumento. «Es una película necesaria, urgente, que tiene un tema muy actual; de hecho creo que nadie hasta ahora en el cine tocó ese tema», refirió el director.

En medio de un clima musical que tiene temas de «Color humano», «La Renga» y, por supuesto, de «Manal», la película trata de un hombre que en una moto recorrió los parajes rurales y reparte el aceite de manera gratuita, en busca de expiar un pesado trauma del pasado.

«El material que tenemos está buenísimo, quedamos muy conforme con el rodaje y los técnicos estuvieron a la altura de lo que le pedimos», afirmó Ochoa.

El director, también guionista, empezó a escribir la historia en noviembre del año pasado luego de una reunión con una asociación de madres que pugna porque sus hijos reciban el aceite medicinal en sus tratamientos. Se asoció con Matías Vigna y Eleonora Olguín, dos productores que trabajaron en muchas películas hechas en San Luis.

Con 20 trabajadores diarios entre técnicos y actores, «Una casa con diez pinos» es, quizá, el proyecto cinematográfico más ambicioso del año en San Luis.

Algunos de los actores que protagonizan el film son: el cordobés Néstor Rosso tiene el papel principal y luego se suceden actores reconocidos de la provincia como «Willy» Ianni, Norma Argentina, Gricel Pollachi, Laura Cuffini y la participación especial de Matías Desiderio, amigo personal de Ochoa y ex integrante de «Simona».

El director afirmó que «él nos va a ayudar mucho en la difusión a nivel nacional». La frase revela las ambiciosas intenciones del director de llegar con su película a todo el país. Si bien el estreno lo tiene previsto para hacerlo en Villa Mercedes, luego de una proyección en El Morro, Ochoa planea negociar con salas nacionales para la exhibición. A eso se sumará un recorrido por festivales y otros puntos de proyección que le dan cierta tranquilidad al realizador: «Es una película que ya tiene su camino marcado», concluyó.