25 abril, 2024

La inflación de febrero fue 3,6%, pese a la baja registrada continúa siendo alta

El Indice de Precios al Consumidor registró una merma por sobre los niveles de diciembre y enero pero pone en jaque la meta del 29% que el gobierno se fijó para este año. Alimentos y bebidas no alcohólicas fue el que más subió.

Por Alejo Pombo

El Indice de Precios al Consumidor registró una merma por sobre los niveles de diciembre y enero pero pone en jaque la meta del 29% que el gobierno nacional se fijó para este año. Nuevamente el rubro alimentos y bebidas no alcohólicas fue el que marcó el rumbo inflacionario en febrero.

La inflación de febrero se ubicó en 3,6%, registrando una desaceleración respecto de los dos meses anteriores, y acumuló en el primer bimestre un incremento del 7,8%, informó el Instituto Nacional de Estadística y Censos (INDEC). En comparación con febrero de 2020, la suba generalizada de precios, según la medición oficial trepó al 40,7%.

Tanto en diciembre como en enero los aumentos habían sido del 4%, por lo que en febrero se produjo una suave desaceleración.

Si bien durante el mes de febrero el índice experimentó un crecimiento menor, para llegar a cumplir la meta del 29% de inflación pautada por el Gobierno en el Presupuesto 2021, el IPC debería ubicarse en torno al 1,8% en los diez meses restantes.

La división Alimentos y bebidas no alcohólicas registró un alza del 3,8% y fue la de mayor incidencia en todas las regiones a raíz de los aumentos observados en los frutas; verduras, tubérculos y legumbres; Aceites, grasas y manteca; e infusiones.

Esos incrementos estuvieron parcialmente compensados por la leche, productos lácteos y huevos, junto a las carnes y derivados, que mostraron subas por debajo del promedio de la división.

El segmento alimenticio volvió a superar el índice general de inflación, pero marcó un salto menor del que había expuesto en enero, cuando había llegado a trepar un 4,8%.

El rubro restaurantes y hoteles, con una suba del 5,4%, fue la de mayor aumento en el período por factores estacionales y estuvo impulsada por incrementos observados en restaurantes, bares y casas de comidas.

A su vez, estuvo y parcialmente compensada por bajas en servicios de alojamiento.

Luego se ubicó la división Transporte con un aumento de 4,8%, que obedeció principalmente a subas en la adquisición de vehículos y en combustibles.

El tercer lugar fue para Equipamiento y mantenimiento del hogar con un 4,6 por ciento, en el que incidieron incrementos en artefactos grandes para el hogar, bienes no durables y servicios domésticos.

La menor suba mensual fue para el rubro de Educación con 0,1%, seguido por el de Comunicación con un avance de 1,8 por ciento.

El resultado general de febrero fue menor al de los últimos dos meses, destacó en un comunicado el Ministerio de Economía.

El INDEC subrayó que «los servicios (2,5%) aumentaron menos que los bienes (4,0%)».

La cartera económica analizó que «dentro del rubro se destaca la desaceleración de carnes y derivados hasta 2,8% mensual», frente a un 7,9% en enero, ante «la implementación de acuerdo con frigoríficos».
También remarcó que las frutas escalaron hasta un 6,7% mensual, pero en el primer mes del año habían llegado a avanzar 9,7 por ciento.

En tanto, subrayó que el IPC general tuvo una variación de 40,7% en términos interanuales, «muy por debajo del 50,3% interanual registrado el mismo mes de 2020».

Dentro de los alimentos que más subieron se encontraron el kilo de tomate redondo con 36,8%, el de naranja con 24,1%, y el de lechuga con 14,9%.

La suba estuvo impulsada por incrementos observados en restaurantes, bares y casas de comidas, y parcialmente compensada por bajas en servicios de alojamiento Le siguen Transporte, que subió 4,8% mensual (contra 4,6% en enero) por el aumento autorizado en combustibles y subas en adquisición de vehículos, y Equipamiento y mantenimiento del hogar, que aumentó 4,6% mensual (vs. 3,0% en enero) por incrementos en artefactos grandes para el hogar, bienes no durables para el hogar y servicios domésticos y para el hogar.

Por regiones, el IPC de febrero registró en la zona GBA un alza de 3,6%, respecto al mes anterior; Pampeana (3,4%), Noreste (3,8%), Noroeste (3,3%), Cuyo (4,1%) y Patagonia (3.9%).

Los precios al consumidor acumularon, el año pasado, una suba del 36,1 %, una desaceleración respecto al 53,8 por ciento verificado durante 2019.

El rubro de alimentos y bebidas no alcohólicas volvió a aumentar por encima del Índice de Precios al Consumidor (IPC) y los incrementos estuvieron liderados por las frutas y verduras. La división registró un alza del 3,8% y fue la de mayor incidencia en todas las regiones, mientras que la inflación general fue de 3,6%. Así, el segmento alimenticio volvió a superar el índice general de inflación, pero marcó un salto menor del que había expuesto en enero, cuando había llegado a trepar un 4,8%.

Dentro de los alimentos que más subieron se encontraron el tomate redondo con 36,8%, la naranja con 24,1%, y la lechuga con 14,9%. Luego se ubicaron la cebolla con 14,7%, la batata con 12,9%, las arvejas secas remojadas en lata con 10% y el pan de mesa con 9%. En tanto, el litro de vino avanzó 8,9% y la sal fina por 500 gramos saltó 8,1%.

El INDEC señaló que esos aumentos estuvieron «parcialmente compensados por la leche, productos lácteos y huevos, junto a las carnes y derivados, que mostraron subas por debajo del promedio de la división». En las últimas semanas el Gobierno nacional llevó a cabo reuniones con representantes del sector alimenticio con el fin de alcanzar un acuerdo de precios y salarios y alinear expectativas en medio de la aceleración inflacionaria.