Por Gabriel Rodriguez

La actual jefa de Gabinete compartió las principales propuestas que pondrá en debate si obtiene una banca en Diputados.

Fui legisladora provincial. No falté un solo día, estuve diariamente en las comisiones y en el despacho, donde recibí a la gente. Pienso hacer lo mismo en caso de llegar a la banca nacional. No me voy a olvidar de San Luis nunca, voy a escuchar a cada puntano para ver cuáles son sus necesidades; defenderé los intereses de la provincia. Así como honro la candidatura, honraré el cargo si me toca llegar”, expresó Natalia Zabala Chacur, jefa de Gabinete y actual precandidata a diputada nacional por el Frente Fuerza San Luis.

El domingo se definirán candidatos nacionales en las Elecciones Primarias, Abiertas, Simultáneas y Obligatorias (PASO) y Zabala Chacur va por un lugar en la Cámara baja nacional, en la lista que integra con María José Zanglá y Eduardo Mones Ruiz.

La precandidata señaló la importancia de que el modelo puntano tenga representatividad en el Congreso, ya sea para replicar en el país las políticas públicas que se desarrollan en la provincia o para defender los intereses del pueblo en los debates fundamentales.

Destacó que quien ocupa una banca de legislador no solo debe asistir a las sesiones para dar quórum, sino que tiene que generar los espacios de discusión genuinos en los que nacen las leyes más importantes.

“Hay que pensar en una reactivación económica como la de la provincia, pero a nivel nacional. En esto nos ayudará muchísimo el censo 2022, porque nos mostrará la realidad argentina en cuanto a la población y sus necesidades básicas, como las cloacas, el gas, el acceso por caminos, el agua potable, entre otros ejes. Desde ese lugar hay que empezar a diseñar las políticas públicas”, sostuvo.

“Lo primero que tenemos que hacer es volver al trabajo. Debemos pensar en generar fuentes laborales genuinas, que se mantengan en el tiempo, que no sean sacudidas por las crisis económicas. San Luis, por ejemplo, tiene un fondo anticrisis que permite que en las situaciones donde se presentan dificultades, estemos preparados.

La Argentina no lo tiene, debe salir a pedir deuda. Entre otros temas, hay que discutir los regímenes laborales, tributarios, las reformas judiciales. Hay que pensar en un país más grande, acorde a los tiempos. No hay que pensar en una Argentina de parches, de leyes que todos sabemos que se han modificado entre las doce de la noche y las seis de la mañana. ¿Quién las discutió? ¿Las trataron sobre tablas? Esas cosas hay que cambiarlas”, aseveró.

Subrayó que el mejor modelo del país es el de San Luis y si bien hay cosas que no se pueden replicar, como la política monetaria por ejemplo, hay medidas que se pueden adaptar: así como la provincia es el 1% de la población nacional, el 1% de coparticipación y el 1% en la mayor parte de los temas nacionales, planificarán cómo trabajarán para que el proyecto puntano sea escuchado.

“Hay leyes que se tienen que rever, que están obsoletas. Hace años que pensamos en una ley de coparticipación federal nueva, por ejemplo. Los problemas no se solucionan de raíz y terminamos en un país donde el perjudicado es el habitante.

El Ejecutivo tiene que ejecutar el presente y el Legislativo mirar el futuro. Tenemos que ocuparnos de lo que nos compete, que implica responsabilidad, horas de trabajo, horas de estudio, porque es el deber, para eso se es legislador, para presentar proyectos que generen debates. Un representante del pueblo tiene responsabilidades”, afirmó.