Lula Da Silva, Venezuela, la situación en Latinoamérica en general y la salida de Gran Bretaña de la Unión Europea fueron algunos de los temas que estuvieron hoy presentes en las conversaciones que el presidente Alberto Fernández mantuvo con el papa Francisco y con el secretario de Estado, Pietro Parolin, en el Vaticano.

Según relató el propio jefe de Estado en una conferencia de prensa que ofreció en Roma, el encuentro con Francisco fue distendido: «Nos reímos mucho, tuvimos muchas coincidencias y escuché sus consejos. No se habló de la visita del Papa a la Argentina; no quiero que se sienta presionado. Argentina es su casa y siempre están las puertas abiertas”, comentó.

«Francisco significa mucho para mí, es un líder moral que me reencuentra con la mejor Iglesia. Además tenemos preocupaciones en común, como la pobreza y el hambre que muchos argentinos padecen. Sé que contamos con su apoyo para atender esos problemas tan urgentes», tuiteó más tarde Fernández.

En el encuentro con periodistas, en tanto, el Presidente reseñó que, durante la charla con el Papa -que duró 45 minutos- cumplió con un pedido de Luiz Inacio ‘Lula’ da Silva que le pidió que intercediera para ser recibido por el Sumo Pontífice.

Además, sobre la situación en Venezuela, Fernández relató que él expresó a Pietro Parolin su preocupación «por las condiciones humanitarias» en ese país y aseguró que su gobierno hará «todo lo que pueda» para «ayudar» en resolver la «tragedia venezolana».

«No para entrometernos en la vida interna de un país, sino para encontrar una salida para que los venezolanos recuperen la paz y la vida digna”, completó.

Incluso, el jefe de Estado dijo que habló «mucho» con el secretario de Estado

del Vaticano «sobre lo que que ocurre en la región» latinoamericana.

«Le expresé mi opinión de que América Latina es un continente muy desigual y que algún día esas desigualdades explotan por algún lado”, contó Fernández.

En otro orden, dijo que Francisco y la vicepresidenta Cristina Fernández Kirchner se enviaron saludos mutuamente.

Consultado por los periodistas, Alberto Fernández aseguró que no habló con el Papa sobre el ex presidente Mauricio Macri y tampoco sobre la situación de la dirigente jujeña Milagro Sala (Tupac Amaru), quien se encuentra con prisión domiciliaria.

Negó también que se haya hablado sobre el aborto, pero aclaró: “Yo voy a cumplir con mi palabra de darle la posibilidad a la mujer que quiera abortar, que lo haga legalmente y también ayudar a los que quieran tener a sus hijos. No voy a abrir una brecha entre pañuelos verdes y celestes”.

Ante una pregunta sobre si el Brexit (la salida del Reino Unido de la Unión Europea) puede influir sobre eventuales negociaciones por la causa Malvinas, Fernández evaluó: “Sería buenísimo que podamos discutir -con Gran Bretaña- porque Argentina nunca renunció a los derechos territoriales que tiene sobre Malvinas y siempre es un reclamo permanente”.

“Si se abre un canal mejor del que tenemos hoy a instancias del Brexit bienvenido sea, pero no lo sé”, planteó.

Sobre sus encuentros con líderes europeos que tiene previstos en el marco de su gira, el mandatario aseguró: “Tenemos que tener aceitado el vínculo con Europa porque son los que realmente han venido a invertir en Argentina y mi idea es contarles la percepción de lo que recibimos y a donde queremos llegar”.