Por Alejo Pombo

Tuvo un alza de más de dos puntos en un año, pero en comparación con el tercer trimestre de 2019 se verificó una baja del 0,7%. Equivale a unos 2,2 millones de personas sin trabajo, según cifras oficiales.

Alrededor de 2.200.000 personas estaban desocupadas a fines del 2020, el año en el que arrancó la pandemia de coronavirus, equivalente al 11% de la población económicamente activa, informó ayer el INDEC.

A fines de 2019, el desempleo se había ubicado en el 8,9% de acuerdo con esas cifras oficiales, por lo que se verificó un incremento de más de 2 puntos en un año, que si se lo mide en cantidad de personas se aproxima a las 200.000, pese a la prohibición de despidos y doble indemnización dispuestos por el Gobierno.

El porcentaje de desempleados es el más elevado desde 2004, respecto de las cifras correspondientes al cierre de un año. Si la comparación se efectúa contra el tercer trimestre, por el contrario, se verificó una baja del 0,7%, ya que en ese período se había ubicado en 11,7%.

En el segundo trimestre la desocupación había pegado un salto hasta 13,1% -el peor momento de la pandemia y las medidas sanitarias-, mientras que al cierre del primer trimestre se había ubicado en 10,4%.

En el cuarto trimestre de 2020, la tasa de actividad se ubicó en 45%; la de empleo en 40,1%; y la de desocupación en 11%, precisó el INDEC.

La subocupación -aquellas personas que realizan changas o trabajos esporádicos- cerró el cuarto trimestre de 2020 en el 15,1%, contra 13,4% del tercer trimestre y 13,1% del cierre de 2019. Dentro del universo de personas ocupadas al cierre de 2020, el INDEC señaló que quienes trabajaron desde su vivienda alcanzó al 20,2% y continuó en similares niveles que los dos trimestres anteriores, reflejando un aumento de 14,4 puntos porcentuales respecto del mismo período de 2019.

Por otro lado, las personas que no pudieron concurrir por suspensiones, otras causas laborales y licencias alcanzaron al 6,3% de los ocupados, proporción 4,2 puntos inferior al 10,4% observado en el trimestre anterior.

De todas formas, se mantuvo por encima del valor del mismo trimestre de 2019 (2,5%).
«La proporción de asalariados que utilizó sus propias maquinarias/equipos para realizar su trabajo decreció con respecto a los últimos trimestres y alcanzó al 13,6% de los ocupados; es decir que, si bien se encuentra 10,8 puntos por encima del mismo período de 2019, se ubicó 2,5 puntos por debajo del tercer trimestre de 2020», agregó el organismo.

Entre las mujeres, el desempleo en el grupo de 30 a 64 años es de 7,6%, y la correspondiente al grupo de 14 a 29 años asciende a 26,0%, 3,4 veces la tasa de las adultas. En el caso de los varones jóvenes (14 a 29 años) la tasa alcanzó el 19%, representando 2,9 veces la tasa de mayores, que fue de 6,6%.
En general, la tasa específica de mujeres fue de 11,9% mientras que la de varones fue de 10,2%: 1,7 puntos porcentuales menor. Según rama de la ocupación principal, se observa que, del total de ocupados, el 51,4% se concentra en cuatro ramas de actividad: el 17% se emplea en el comercio; el 13,2% trabaja en la industria manufacturera; el 11,1% se desempeña en actividades de servicios financieros, de alquiler y empresariales; y un 10,1% de ocupados se concentra en la construcción.

Por regiones o grandes centros urbanos, el Gran Buenos Aires registró al cierre del tercer trimestre el nivel más alto en materia de desempleo, con el 13,8%, por encima de la media general.

Los municipios del Gran Buenos Aires marcaron un 14,8%, mientras que la Ciudad Autónoma de Buenos Aires tuvo 10,4% de desocupación.

También se ubicaron por encima de la media de 11,7%, el Gran Córdoba (14,3%), Concordia (13,8%), Mar del Plata (12,2%) y Río Cuarto (12.2%).

En tanto, las ciudades con menor tasa de desocupación fueron Comodoro Rivadavia (2,2%), San Luis (2,5%), Río Gallegos (3,1%), Viedma Carmen de Paragones (3,4%), Formosa (3,7%) y Santiago del Estero (3,9%).