Por Gabriel Rodriguez

En las farmacias aseguraron que las ventas estuvieron muy ligadas a la aparición del coronavirus. El expendio de paracetamol tuvo un alza del 200 por ciento entre 2020 y este año, con respecto a 2019.

Sin dudas, las consecuencias que trajo la pandemia de coronavirus y el consiguiente confinamiento afectaron todos los aspectos de la vida social. A nivel individual, las pérdidas, tanto de allegados como de negocios y trabajos, impulsaron el expendio de medicamentos para tratar la depresión y la ansiedad, entre ellos el clonazepam. Así lo afirmaron profesionales farmacéuticos, quienes además revelaron que durante 2020 y 2021 la venta de ansiolíticos aumentó un 55 por ciento en relación a 2019 en San Luis. El porcentaje va en consonancia con el incremento en el consumo en general de medicamentos en el mismo período.

Los datos a nivel nacional no distan mucho de la tendencia provincial. De acuerdo a un informe de la Confederación Farmacéutica Argentina (COFA), con la pandemia el consumo de psicofármacos creció cuatro veces más que el resto de los medicamentos y, durante el 2020, el clonazepam fue una de las drogas más vendidas. Sin embargo, no lidera el ranking de los fármacos más recetados en la Argentina.

“El año pasado se produjo un pico en la venta de ansiolíticos, principalmente del clonazepam. En una comparativa entre 2019 y 2020 aumentó un 40 por ciento el consumo y siguió creciendo. Entre 2020 y 2021 las ventas se incrementaron en un 15 por ciento más”, explicó Carlos González, farmacéutico y dueño de tres comercios ubicados en Juana Koslay, Merlo y en la capital puntana.

Para González, el alza en el consumo coincide con los efectos de encierro de la pandemia: “Creo que fue muy sustancial en el sentido de lo que ha generado. El golpe psicológico y anímico, por la pérdida de un familiar, por la falta de trabajo, y creo que también, desde todos los aspectos, las medidas con respecto al encierro fueron muy exageradas y no se tuvo en cuenta a un sector muy vulnerable de la sociedad que vive del día a día». El profesional entiende como clave «el golpe psicológico de la pérdida de personas muy cercanas, que en muchos casos no fue una sola, sino muchas, como padres, amigos o hasta vecinos. Fueron golpes tras golpes y creo que todo eso repercute mucho en buscar una alternativa. Las personas queremos estar bien y el medicamento lo que aporta es una solución a un problema patológico, o no necesariamente”, reflexionó.

En cuanto a los remedios de venta libre, el paracetamol tuvo un pico de ventas, que alcanzó el 200 por ciento en dos años. “Es un producto que se vende mucho y que tuvo un elevado uso con el tema de la COVID-19: es el AINE —medicamento antiinflamatorio no esteroideo— el que más recomendaron los médicos y el más solicitado. El paracetamol duplicó sus ventas. Del 2019 al 2020 en un 100 por ciento, y del 2020 al 2021 en la misma proporción”, afirmó.

En contrapartida, el especialista aseguró que el expendio de antigripales se redujo en un 35 por ciento en 2020 con respecto al año anterior, pero volvió a incrementarse en un 100% este año.

Claudia Mirco, farmacéutica de Farmacia Quintana, coincidió con su colega y sostuvo que lo más consumido en venta libre fue el paracetamol. “Esto se dio a causa de la COVID-19 y por la recomendación de consumirlo antes y posteriormente de la vacunación. También subió la venta de ibuprofeno, de vitamina D y de ivermectina, que se utilizó para la prevención. Por otra parte, no tuvimos ingresos de vitamina c y de los multivitamínicos que también estaban recomendados. Estuvieron en falta en todos lados, ya que Bayer no los exportaba a la Argentina”, dedujo.

“Claramente, esto modificó los hábitos de consumo en muchos medicamentos. Tuvimos venta de muchos digestivos, porque la gente estaba más tiempo en su casa y comía más. También la venta de psicotrópicos aumentó en un 50%, de los cuales el 40% representa a los ansiolíticos como el clonazepam y el alprazolam, que son medicamentos de venta bajo receta archivada», aseguró.

Indicó que los antigripales y jarabes para la tos no tuvieron salida y que tampoco se vendieron muchas vacunas antigripales. “Todos esperaban que llegara la vacuna contra la COVID-19 para después darse la de la gripe, y cuando se quisieron vacunar contra la gripe, ya era tarde”, manifestó Mirco.

Además, destacó que hubo una merma del 80% en la venta de maquillajes. “Claro, con el barbijo nadie pensó en comprar un labial”, dijo entre risas. “Lo único que se vendieron son los esmaltes y algunos correctores de ojeras. Pero ahora, por las fiestas de egresados, las ventas están repuntando”, expresó.

Una fuente de consulta

González observó que en general, durante la pandemia, la gente se acercó mucho a las farmacias para pedir asesoramiento. “Éramos los únicos que estábamos cumpliendo nuestra jornada de trabajo para brindarle contención a la ciudadanía, no solo información sobre la COVID-19, sino también sobre cualquier otro padecimiento que tuvieran, y en ese aspecto creo que nuestro rol fue y es fundamental. Siempre en el mostrador lo que tratamos es orientar al paciente en función de sus necesidades y llegamos hasta donde está nuestro alcance. Si no, lo derivamos a un médico, como corresponde”, explicó.

Además, sostuvo que las farmacias no tuvieron el reconocimiento que merecían como punto de salud y de contención social. “No nos tuvieron en cuenta, en general en todo el país. Muchas farmacias tuvieron que cerrar porque su obligación para con la sociedad nunca la dejaron de lado y se contagiaron, y tuvieron que acarrear el estrés de no poder producir para afrontar las obligaciones que eso implica”, manifestó.

Los más vendidos en el país

En su informe, la COFA revela 10 de los medicamentos más vendidos en el país en 2020. En la lista aparecen ansiolíticos y antidepresivos como el clonazepam y el alprazolam, de los que se vendieron 538.514 unidades más de la primera droga y 344.880 unidades más de la segunda que en 2019.

Encabezando la lista está la levotiroxina, que se usa para el tratamiento del hipotiroidismo y restaura los niveles adecuados de la hormona tiroidea para revertir los signos y síntomas del trastorno.

En segundo lugar está el ibuprofeno 600 y en el tercer puesto el enalapril, que se utiliza en el tratamiento de la hipertensión y algunos tipos de insuficiencia cardíaca crónica.​​