Con un Anfiteatro colmado, miles de espectadores festejaron la amistad con el astro de la música popular Abel Pintos. El artista cerró el “1° Festival de la Amistad” con un show en el que resumió 23 años de carrera en dos horas y media, cantando todos sus éxitos.

Los artistas locales fueron los encargados de comenzar el festival, abriendo el escenario “Candela Carballo”, siguió “Waqay”, “Vendaval” y finalizó la grilla de locales “Malos Vecinos” que pusieron en clima de fiesta a todos los asistentes de Villa Mercedes, localidades sanluiseñas y provincias como Córdoba, Mendoza, Neuquén, entre otras.

Nahuel Pennisi subió al escenario poco después de las 21:00, tras un caluroso recibimiento del público. En retribución a tanto afecto, comenzó su presentación con su versión de “Yo vengo a ofrecer mi corazón”. Luego cantó un compilado entre temas propios y covers. Además invitó a Cristian Soloa, quien fuera finalista de Operación Triunfo en el 2009, para cantar “Zamba para olvidar” y una tonada en honor a San Luis. El cierre de Pennisi fue con “Ser feliz” que lo hizo ganarse la ovación de pie de todo el público.

Por su parte, Abel Pintos subió al escenario y comenzó con una seguidilla de sus mejores clásicos: “Como te extraño”, “Aquí te espero” y “Pájaro cantor”. Haciendo un recorrido por su último material “La familia festeja fuerte”, el disco doble grabado en vivo en el Estadio River Plate, hizo explotar a los miles de fanáticos que emocionados cantaron cada una de sus canciones. En el medio del show, haciendo honor al nombre del festival, invitó a su amigo Nahuel Pennisi a volver a subir al escenario, para interpretar juntos “Sueño Dorado”, “El Corralero”, “Chacarera de las piedras” y “El Mar”. Cuando parecía que finalizaba el show, ya que el artista se había retirado del escenario, al grito de la gente, volvió con tres canciones más: “Tu voz”, “El Alcatraz” y “Revolución”. El artista manifestó su deseo de que este festival continúe, con el anhelo de volver a ser parte nuevamente.

Maximiliano Frontera, director del Parque, junto Anabella Lucero, administradora del Molino Fénix y Casa de la Música, subieron al escenario para entregar presentes, tanto a Nahuel Pennisi como a Abel Pintos, en recuerdo de la primera vez de estos artistas en La Pedrera, que dejaron una noche histórica en el escenario del Anfiteatro.