21 mayo, 2024

Una carta hacia el Papa, demuestra que es posible cerrar la grieta

En la carta al Papa Francisco le agradecen por «su obra a favor de la Humanidad, en particular, de las personas excluidas y pueblos pobres».

Por Ale Pombo

Una carta dirigida al Papa Francisco en el 10° aniversario de su papado fue firmada y enviada por personalidades de distintos estamentos de la dirigencia política, sindical, rectores de universidades y referentes de ámbitos culturales y deportivos, a tal punto que significa la primera muestra de que se puede dejar de lado la grieta política, las peleas, los enfrentamientos, en pos de un mismo objetivo en el que todos estuvieron de acuerdo.

Los que estamparon su firma en el documento conjunto fueron: el Presidente de la Nación, Alberto Fernández; la vicepresidenta Cristina Kirchner; el jefe de Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, Horacio Rodríguez Larreta; gobernadores, ministros nacionales, ministros provinciales y funcionarios del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, referentes sindicales de la CGT, la CTA Autónoma y CTA de los Trabajadores; los principales dirigentes de movimientos sociales, rectores de universidades y referentes del ámbito cultural y deportivo.

En la carta al Papa Francisco le agradecen por «su obra a favor de la Humanidad, en particular, de las personas excluidas y pueblos pobres».

El texto completo:

Querido Papa Francisco:

En este décimo aniversario de tu pontificado, nosotros, argentinos y argentinas de distintos ámbitos de la vida pública, de diferentes procedencias religiosas, políticas e ideológicas, queremos manifestar nuestra admiración y cercanía por tu obra a favor de la Humanidad, en particular de las personas excluidas y pueblos pobres, tu firme defensa de la paz mundial y tu permanente promoción de una Ecología Integral que permita escuchar el grito de la Madre Tierra y del Ser Humano frente a las situaciones destructivas que atentan contra los pueblos y la naturaleza.

Los argentinos y las argentinas te queremos mucho. Valoramos enormemente tu tenaz trabajo por la paz, la justicia y el desarrollo humano integral en todo el mundo. Sabemos las resistencias que genera tu labor entre quienes pueden ver afectados intereses que no son legítimos. Aunque deseamos y ansiamos tu visita, confiamos en tu sabiduría para decir el sí y eventualmente el cuándo.

Gracias por lo que has hecho y hacés. Los que tenemos fe, rezamos por vos; los demás, te acompañamos con cariño y confianza.