Por Alejo Pombo

El nuevo presidente de la Unión Industrial Argentina (UIA), Daniel Funes de Rioja, reconoció hoy diferencias con el Gobierno, pero dijo creer en el «diálogo» para superarlas.

«No tengo ningún problema en que discutamos posiciones que se toman en los órganos de conducción de la UIA y sean transmitidas al Gobierno y a los partidos políticos con representación parlamentaria. Nuestra misión es la de representar la visión industrial», remarcó.

Argumentó que la entidad no estuvo «de acuerdo con el triple cepo laboral», pero destacó: «Hemos trabajado muy constructivamente durante las medidas del año pasado».

«Creemos en el diálogo», aseguró Funes de Rioja, y puntualizó que los temas que más preocupan a la central fabril se vinculan con «el tema fiscal, laboral y de normativa en diversos campos».

En una rueda de prensa tras asumir al frente de la entidad, evaluó que «es lógico que haya percepciones distintas».

Por su parte, el secretario entrante, Miguel Ángel Rodríguez, aseguró que las nuevas autoridades apuntarán a que «crezcan más empresas de las que mueren».

«Casi 30 mil empleadores han desaparecido a enero. Vamos a tener una pérdida mayor en empleadores», alertó, y aseguró que intentará «trabajar para generar las condiciones para revertir eso».