20 junio, 2024

Según Zelenski, Rusia concentra sus tropas para redoblar ataques en Donbás

El presidente de Ucrania, Volodímir Zelenski, celebró que «la disminución de la actividad de las tropas rusas en las regiones de Kiev y Cherníguiv no es el resultado de su retirada, sino de su expulsión por parte de los soldados» defensores de su territorio.

Por Alan Fox

El presidente de Ucrania, Volodímir Zelenski, celebró que «la disminución de la actividad de las tropas rusas en las regiones de Kiev y Cherníguiv no es el resultado de su retirada, sino de su expulsión por parte de los soldados» defensores de su territorio.

Así lo afirmó el mandatario al pronunciar un discurso que se transmitió en video, informó el sitio Ukrinform: «Hoy tengo pocas palabras, no hay mucho tiempo y hay muchas emociones y aún más tareas. Hay un proceso de negociación en curso. Pero estas siguen siendo palabras. No voy a entrar en detalles».

«Sobre la supuesta reducción de la actividad de los ocupantes en estas direcciones, Sabemos que esto no es una retirada, sino las consecuencias de la expulsión. Consecuencias del trabajo de nuestros defensores. Pero también vemos que al mismo tiempo hay una acumulación de tropas rusas para nuevos ataques en el Donbás. Y nos estamos preparando para enfrentarlo», precisó.

Zelenski dio la impresión de que Ucrania se siente sola: «No creemos a nadie, en ninguna hermosa construcción verbal. Hay una situación real en el campo de batalla. Y ahora, esto es lo más importante. No cederemos nada. Lucharemos por cada metro de nuestra tierra, por cada uno de nuestra gente».

El primer magistrado efectuó además un llamado a la población a que se sume «al campo de batalla» en lugar de dar directivas a los soldados «desde una silla en casa o en el lugar al que fuimos por seguridad».

«Si no está listo para esto, no debe llegar a enseñar a nuestros defensores y nuestras defensoras», enfatizó.

Por otro lado, más de 400.000 ucranianos se vieron desplazados a la fuerza por Rusia y transportados a territorio de ese país, denunció la comisionada para los Derechos Humanos de la Verjovna Rada, Liudmyla Denisova.

«Fueron en contra de su voluntad, fueron llevados por la fuerza primero a un campo de filtración en la región de Donetsk. Tras esto, fueron transportados a Rusia en autobús. Luego, en tren a diferentes lugares… incluidas regiones deprimidas de la federación rusa, como Sajalín», dijo Denisova.

También acusó a Rusia de robar uniformes de soldados ucranianos y usarlos para cometer delitos y de atacar a civiles y sus bienes, así como calificó de «genocidas» a «las atrocidades cometidas en Mariúpol».

«La situación en Mairúpol es difícil y no está cambiando. La mayoría de los edificios han sido destruidos por bombas y bombardeos. Más de 20.000 habitantes han sido asesinados», dijo Denisova.