12 abril, 2024

Regreso a la escuela para 290 mil alumnos porteños

Los estudiantes del nivel primario de colegios públicos y privados ya tienen clases presenciales de manera habitual, en una nueva etapa del proceso que comenzó el miércoles 4 y se terminará el lunes 23.

Por Alejo Pombo

Los estudiantes del nivel primario de colegios públicos y privados ya tienen clases presenciales de manera habitual, en una nueva etapa del proceso que comenzó el miércoles 4 y se terminará el lunes 23.

Unos 290 mil alumnos de escuelas primarias porteñas públicas y privadas volvieron a tener clases presenciales plenas, al igual que los de la educación especial, del nivel superior no universitario y de los centros formación profesional.

La modalidad, al igual que comenzó a regir gradualmente desde semanas previas en las escuelas secundarias, seguirá siendo con burbujas que abarcan toda el aula y protocolos que responden a restricciones sanitarias por la pandemia del coronavirus.

Según anunció oficialmente el gobierno de la Ciudad, el 23 de agosto volverán a la presencialidad completa los chicos del Nivel Inicial.

Autoridades porteñas fundamentaron las medidas «en el compromiso de la Ciudad para garantizar -siempre en función de la situación sanitaria- que los chicos y estudiantes aprendan en el aula, preparándose para el futuro junto a sus compañeros y docentes».

El plan para el regreso a la presencialidad plena había comenzado el pasado 4 de agosto cuando volvieron a la rutina habitual los alumnos de cuarto y quinto año de las escuelas secundarias y los de quinto y sexto año de secundaria técnica.

El 9 de agosto pasado se sumaron los alumnos de primero, segundo y tercer año de secundaria y del primero a cuarto año de las secundarias técnicas.

El nuevo protocolo marca que «la burbuja pasa a ser el aula completa de cada sala/grado/año/curso, lo que permite que haya más horas de clase y que todos los chicos se vuelvan a encontrar con todos sus compañeros».

Entre los diferentes grupos burbujas se deberá respetar la medida de distanciamiento social de al menos 1,5 metros.

También se indica que «para el desarrollo de las clases presenciales a cada estudiante se le asignará en el aula un lugar fijo que deberá respetar y que no podrá ser modificado».

El gobierno porteño aseguró que «si siempre se cumplen las medidas sanitarias de higiene, ventilación, distanciamiento y uso obligatorio del barbijo, las aulas son un lugar cuidado y seguro» y recordó que «la presencialidad es obligatoria en la Ciudad».

No obstante, se señaló que «aquellos estudiantes que tengan condiciones de riesgo o convivan con personas de riesgo estarán exceptuados y van a poder seguir aprendiendo a la distancia».