Por Gabriel Rodriguez

La Corte Suprema desestimó una serie de planteos de la vicepresidenta Cristina Kirchner y otros imputados en la causa por la adjudicación de obra púbica a las empresas de Lázaro Báez en la provincia de Santa Cruz, con lo que virtualmente avaló la continuidad del juicio oral y público que está próximo a su finalización.

En distintas resoluciones, el máximo tribunal rechazó planteos contra el supuesto «doble juzgamiento», ya que 51 de las 53 obras que están bajo análisis del tribunal oral ya habían sido desestimadas por la Justicia Federal de Santa Cruz.

Además, la Corte descartó un planteo para que se auditaran todas las obras públicas adjudicadas entre 2003 – 2015 en todo el país y no sólo las de la provincia de Santa Cruz.

Tampoco admitió las objeciones respecto de la falta de un peritaje completo y exhaustivo sobre la propia obra pública de Santa Cruz que, según la acusación, estuvo amañada a favor de las empresas de Lázaro Báez, amigo personal del ex presidente Néstor Kirchner.

Finalmente, la Corte no hizo lugar a un planteo sobre la intervención de los jueces Mariano Borinsky y Gustavo Hornos como integrantes de la Cámara de Casación en la revisión del expediente.

Las objeciones sobre ambos son previas a que se conocieran sus visitas al ex presidente Mauricio Macri en la Quinta de Olivos y en la Casa de Gobierno, y estaban relacionadas con una cuestión de «competencia» entre dos salas de la Cámara Federal de Casación Penal.