12 abril, 2024

Putin subrayó que «nos esforzaremos por desmilitarizar y desnazificar Ucrania»

El presidente ruso, Vladímir Putin, anunció que decidió realizar «una operación militar especial» para defender Donbass. «He tomado la decisión de llevar a cabo una operación militar especial», declaró el mandatario en un comunicado.

Por Alan Fox

El presidente ruso, Vladímir Putin, anunció que decidió realizar «una operación militar especial» para defender Donbass.

«He tomado la decisión de llevar a cabo una operación militar especial», declaró el mandatario durante un mensaje especial a los ciudadanos rusos, detallando que el objetivo del operativo es «proteger a las personas que han sido objeto de abusos y genocidio por parte del régimen de Kiev durante ocho años».

«Para ello, nos esforzaremos por desmilitarizar y desnazificar Ucrania. Y también para llevar ante la justicia a quienes han cometido numerosos y sangrientos crímenes contra la población civil, incluidos los ciudadanos de la Federación de Rusia», agregó.

Putin explicó que la principal motivación para el reconocimiento de las Repúblicas Populares de Donetsk y Lugansk eran los sentimientos y el dolor de las personas que vivieron en condiciones terribles durante ocho años.

«No se puede mirar todo lo que está ocurriendo allí (en Donbass) sin compasión. Simplemente era imposible tolerarlo todo por más tiempo. Era necesario detener inmediatamente esta pesadilla, el genocidio contra los millones de personas que viven allí y que solo esperan a Rusia, solo te esperan a ti y a mí», agregó.

Putin continuó: «Fueron estas aspiraciones, los sentimientos y el dolor de la gente los principales motivos para que tomáramos la decisión de reconocer a las Repúblicas Populares de Donbass»Putin subrayó que las circunstancias exigen que Moscú actúe «con firmeza y de inmediato» y señaló que «las Repúblicas Populares de Donbass han solicitado la ayuda de Rusia».

Asimismo, subrayó que «Rusia no puede existir con una amenaza constante que emana del territorio ucraniano» y que a las autoridades del país «no se les ha dejado otra opción» para proteger el pueblo ruso.

El jefe de Estado explicó que la operación militar rusa se llevará a cabo en defensa propia contra quienes habían tomado a Ucrania como «rehén», reveló el sitio Actualidad.rt.com.

«Los acontecimientos de hoy no están relacionados con el deseo de atentar contra los intereses de Ucrania y del pueblo ucraniano, sino con la protección de la propia Rusia frente a quienes han tomado a Ucrania como rehén y tratan de utilizarla contra nuestro país y su pueblo», dijo.

El Presidente se dirigió al pueblo ucraniano y reafirmó que las acciones de Moscú son de «autodefensa frente a las amenazas» que se le plantean y «frente a una calamidad aún mayor que la actual».

«Por muy difícil que sea, les pido que lo entiendan y hagan un llamamiento a la cooperación para pasar cuanto antes esta trágica página y avanzar juntos, sin permitir que nadie interfiera en nuestros asuntos, en nuestras relaciones, sino construyéndolas de forma independiente, de modo que se creen las condiciones necesarias para superar todos los problemas y, a pesar de la existencia de fronteras estatales, fortalecernos desde dentro como una sola entidad», aseveró e indicó que Rusia no permitirá que Ucrania tenga armas nucleares.

«Nuestros planes no incluyen la ocupación de territorios ucranianos, no vamos a imponer nada a nadie por la fuerza. Ni en el momento de la creación de la URSS, ni después de la Segunda Guerra Mundial, nadie preguntó nunca a los habitantes de estos territorios o de los que conforman la actual Ucrania cómo querían organizar sus vidas. Nuestra política se basa en la libertad», declaró Putin, añadiendo que se trata de la libertad de cada uno «para determinar su propio futuro y el de sus hijos».

«Y consideramos importante que todos los pueblos que viven en el territorio de la actual Ucrania puedan ejercer este derecho: el derecho a elegir. Todos los que quieran», manifestó.

Putin también se dirigió a los militares ucranianos y aseguró que todos aquellos que se nieguen a cumplir las órdenes «criminales» de Kiev y dejen las armas podrán abandonar la zona de guerra sin obstáculos.

Subrayó que ellos habían jurado lealtad a su pueblo «y no a la junta antipopular, que está robando a Ucrania y amedrentando a ese mismo pueblo».

«¡No obedezcan sus órdenes criminales! Les pido que depongan las armas inmediatamente y se vayan a casa. Quiero dejarlo claro: todos los efectivos del Ejército ucraniano que cumplan con esta exigencia podrán abandonar la zona de guerra sin obstáculos y regresar con sus familias», detalló.

El presidente ruso subrayó: «Toda la responsabilidad por el posible derramamiento de sangre recaerá sobre la conciencia del régimen que gobierna el territorio de Ucrania».

Además, Putin subrayó que Rusia sigue siendo una de las potencias nucleares más poderosas del planeta, por lo que ningún agresor potencial debería tener dudas de que será completamente derrotado.

«En cuanto a la esfera militar, la Rusia moderna, incluso después del colapso de la URSS y la pérdida de gran parte de su potencial nuclear, es hoy una de las potencias nucleares más poderosas. Y lo que es más: tiene ciertas ventajas en una serie de armas de última generación», detalló.

Advirtió: «En este sentido, no debe haber ninguna duda de que un ataque directo a Rusia conduciría a la derrota y a consecuencias nefastas para el agresor potencial».

Respecto a la OTAN, Putin destacó que la Alianza está creando sin miramientos amenazas fundamentales año tras año al expandirse en el este de Europa y acercar su infraestructura militar a las fronteras rusas.

«Es algo que nos causa especial inquietud y preocupación. Se trata de esas amenazas fundamentales que, año tras año, paso a paso, crean groseramente y sin miramientos los políticos irresponsables de Occidente contra nuestro país. Me refiero a la expansión del bloque de la OTAN hacia el este, al acercamiento de su infraestructura militar a las fronteras de Rusia», dijo.

Recordó que en las últimas décadas Moscú intentó negociar con la OTAN para garantizar una seguridad igual e indivisible, pero como respuesta se encontró con el «engaño cínico o el chantaje».

«Es bien sabido que durante 30 años hemos tratado de negociar persistente y pacientemente los principios de una seguridad igual e indivisible en Europa con los principales países de la OTAN. Nos hemos enfrentado constantemente a engaños y mentiras cínicas o a intentos de presión y chantaje en respuesta a nuestras propuestas», manifestó.

Putin añadió que la Alianza Atlántica, mientras tanto, se está expandiendo constantemente a pesar de todas las protestas y preocupaciones de las autoridades rusas, a la vez que afirmó: «La maquinaria militar se está moviendo. Y, repito, se acerca a nuestras fronteras».

En opinión del presidente ruso, el bloque occidental formado por Estados Unidos a su imagen y semejanza es un imperio de la mentira.

«Los políticos estadounidenses, los analistas políticos y los propios periodistas escriben y dicen que en los últimos años se ha creado un verdadero imperio de la mentira dentro de Estados Unidos. Es difícil no estar de acuerdo con esto, es así», dijo.

«Por lo tanto, se puede decir con razón que todo el llamado bloque occidental, formado por Estados Unidos a su imagen y semejanza, es en su totalidad ese mismo imperio de la mentira», añadió.

Al mismo tiempo, Putin se dirigió a aquellos «que podrían tener la tentación desde fuera de interferir en los acontecimientos actuales» y aseguró que Moscú respondería inmediatamente en caso de injerencia exterior en la situación de Ucrania y de amenaza al pueblo ruso.

«Quien intente interferir con nosotros y, más aún, crear amenazas para nuestro país, para nuestro pueblo, debe saber que la respuesta de Rusia será inmediata y le llevará a consecuencias que nunca ha afrontado en su historia. Estamos preparados para cualquier desarrollo, se han tomado todas las decisiones necesarias al respecto. Espero que se me escuche», advirtió.

Según Putin, el debilitamiento y el colapso de la Unión Soviética hicieron que los tratados anteriores con Occidente dejaran de ser válidos.

«Esto ha llevado a que los tratados y acuerdos anteriores ya no estén en vigor. Las persuasiones y las peticiones no ayudan. Todo lo que no convenga a la hegemonía, a los poderes fácticos, se declara arcaico, anticuado, innecesario», expresó.