12 abril, 2024

Putin llama al ejército ucraniano a derrocar a Zelensky, que propone sentarse a negociar con su par Ruso

Vladimir Putin llamó hoy al ejército de Ucrania a derrocar al mandatario de ese país, Volodymyr Zelensky, que propuso sentarse a una mesa de negociaciones para solucionar el conflicto bélico iniciado en las últimas horas y que mantiene en vilo al mundo entero.

Por Alan Fox

El presidente ruso, Vladimir Putin, llamó hoy al ejército de Ucrania a derrocar al mandatario de ese país, Volodymyr Zelensky, que propuso sentarse a una mesa de negociaciones para solucionar el conflicto bélico iniciado en las últimas horas y que mantiene en vilo al mundo entero.

Putin sorprendió con sus declaraciones en el segundo día de combates en territorio ucraniano, divulgadas después de que se conociera que el presidente chino, Xi Jinping, había mantenido un diálogo con su par de Rusia y que éste le había comentado que estaba dispuesto a negociar con Ucrania.

Luego de que se divulgaran desde China presuntos detalles de la conversación telefónica entre el presidente de ese país y Putin, el líder del Kremlin se despachó en un mensaje televisado pidiendo al ejército ucraniano que derroque a Zelensky y a su gobierno, a quienes tildó de «neonazis y drogadictos».

«Tomen el poder entre sus manos. Me parece que será más fácil negociar entre ustedes y yo», dijo el mandatario ruso, que agregó que su país no combate a unidades del ejército ucraniano, sino a formaciones nacionalistas que se comportan «como terroristas» usando a civiles «como escudos humanos».

En las últimas horas, en tanto, volvieron a ulular las alarmas en Kiev, la capital ucraniana, debido a posibles ataques aéreos por parte de Rusia, que de acuerdo con el Gobierno de Ucrania habría perdido unos 2.800 soldados en los combates que se llevaron adelante hasta ahora en ese territorio.

Por su parte, el Ministerio de Defensa de Rusia reportó que sus tropas lograron finalmente tomar el control del estratégico aeropuerto de Gostomel, ubicado a poco más de 30 kilómetros de Kiev, para bloquear de ese modo a la principal ciudad ucraniana desde el oeste. Algo similar sucedió con la ciudad cercana de Chernykov.

El portavoz de esa cartera Igor Konashenkov dijo que en esa estación aérea fueron «aniquilados unos 200 nacionalistas de la unidades especiales de Ucrania», sin que se produjeran bajas – según dijo- en las fuerzas, que «continúan cumpliendo sus misiones en la región de Kiev y en otras ciudades».

En las últimas horas, el Gobierno ucraniano había asegurado que mantenía el control de ese aeropuerto.

De todos modos, las fuerzas invasoras lograron llegaron hasta las puertas de Kiev, después de desatar ataques aéreos en ciudades y bases militares y enviar tropas y tanques desde tres flancos del territorio de Ucrania.

En este contexto, Estados Unidos aseguró que Rusia ya lanzó más de 200 misiles a Ucrania, según precisó un funcionario del Pentágono citado por medios estadounidenses.

Varias explosiones se escucharon desde temprano este viernes en Kiev y en sus alrededores, mientras Zelensky insistió en su pedido de ayuda internacional para detener el avance de las tropas rusas en territorio ucraniano.

«Si tienes experiencia de combate en Europa y no quieres ver la indecisión de los políticos, puedes venir a nuestro país y unirte a nosotros para defender Europa, allí donde ahora es más necesario», resaltó el mandatario ucraniano, en un comunicado difundido por su oficina de prensa.

Saboteadores en las afueras de Kiev

En medio de claras señales de que la capital ucraniana estaba cada vez más amenazada, el ejército de ese país dijo que un grupo de espías y saboteadores rusos fue visto en un distrito en las afueras de Kiev.

La Policía pidió que la gente no saliera de una estación de metro en el centro de la ciudad, al oírse disparos en la zona. En otras partes de la capital, soldados establecieron posiciones defensivas en los puentes y los vehículos blindados rodaron por las calles, mientras muchos residentes permanecían inquietos en las puertas de sus edificios de apartamentos.

En tanto, unos tanques rusos ingresaron a un distrito al norte de la capital ucraniana, según imágenes compartidas en redes sociales, reportó el sitio de Newsweek Argentina.

Los videos, aparentemente tomados por lugareños en sus hogares, muestran los vehículos circulando por Obolon, que se encuentra a unos 10 kilómetros al norte del Parlamento de Kiev.

El Ministerio de Defensa de Ucrania dijo que las fuerzas rusas se habían infiltrado en el distrito residencial y tuiteó que los residentes deberían usar bombas Molotov para resistir.

Uno de los videos fue grabado en una azotea y muestra que un tanque pasa por encima de un automóvil con un ocupante adentro. En otra grabación se observa cómo vecinos del lugar intentan rescatar a una persona atrapada en el interior del vehículo.

Una periodista local tuiteó que el metro de Obolon está abarrotado y «ya no puede llevar a personas que buscan refugio».

En las últimas horas, además de la conversación entre Putin y Xi Jinping, se conoció que el presidente de Francia, Emmanuel Macron, volvió a comunicarse con su par de Rusia, después de las frustradas gestiones que lideró antes de la invasión a Ucrania, justamente en procura de evitar una guerra.

Macron llamó nuevamente a Putin para exigirle que detenga «de inmediato» la ofensiva en territorio ucraniano y recordarle que Rusia se exponía a «sanciones masivas».

«La lucha continúa en toda Ucrania. Sentémonos en la mesa de negociaciones», propuso por su parte Zelensky, mientras que un portavoz del Kremlin, Dmitry Peskov, también dijo que Putin estaba listo para enviar una delegación negociadora rusa a Minsk, en Belarús, para discutir el fin del conflicto.

Sin embargo, también este viernes Putin apareció en televisión pidiendo al ejército ucraniano que derrocara a Zelensky: instó a los militares de ese país a no permitir que los «neonazis» usen a «sus hijos, esposas y ancianos como escudos humanos» en la disputa bélica que se lleva adelante.

Finalmente, la Unión Europea acordó el «paquete de sanciones más masivo de la historia» contra Rusia, que será «parcialmente doloroso» incluso para la propia UE.

Incluirá sanciones contra el presidente Putin y el ministro de Exteriores, Serguei Lavrov, indicó el canciller de Austria, Karl Nehammer.