28 febrero, 2024

Por primera vez en el año, caen las exportaciones de carne Argentina

En un giro inesperado para la industria cárnica argentina, las exportaciones de carne vacuna sufrieron una caída significativa por primera vez en el año.

Por Gabriel Rodríguez

En un giro inesperado para la industria cárnica argentina, las exportaciones de carne vacuna sufrieron una caída significativa por primera vez en el año. Esta contracción, que tuvo lugar entre agosto y septiembre, se explica por diversos factores, incluyendo una disminución en los embarques a China, menores ventas a Estados Unidos y una reducción en los envíos a Israel.

Según un informe de la Cámara de la Industria y Comercio de Carnes y Derivados de la República Argentina (CICCRA), en septiembre de 2023, el volumen exportado de carne vacuna fue de 78,87 mil toneladas de res con hueso, marcando una caída del 14% en comparación con el mes anterior. Además, el precio promedio cayó un 34,9% en relación a septiembre de 2022, situándose en US$2.523 por tonelada.

La reducción en las exportaciones también afectó la carne sin hueso, que totalizó 49,4 mil toneladas en septiembre de 2023, un 25% menos que en julio y agosto, y un 9,3% menos que en septiembre de 2022. Esta disminución se atribuye a los menores envíos a China, ventas reducidas a Estados Unidos y una baja en los envíos a Israel.

El principal motivo de esta caída radica en los menores embarques a China (81,7%), seguidos por las disminuciones en las ventas a Estados Unidos (7,3%) y los envíos a Israel (6,8%). A pesar de este descenso, las exportaciones a Estados Unidos experimentaron un crecimiento del 28,7% en comparación con el mismo período del año anterior.

La caída en los precios internacionales, especialmente en las transacciones con China, también contribuyó a esta contracción. Mientras tanto, el mercado interno argentino enfrentó un aumento significativo en el precio promedio de la carne en octubre, alcanzando un nuevo récord de $779,7 por kilo vivo en el mercado de Cañuelas. Este aumento se debe a la demanda sostenida y a los aumentos generalizados en todas las categorías de hacienda, consolidando una tendencia al alza en el precio de la carne en el país.

En este contexto, la industria cárnica argentina se encuentra ante nuevos desafíos y ajustes para mantener su competitividad en el mercado internacional y satisfacer la creciente demanda local.