Un laboratorio de Canadá y otro de Dinamarca iniciaron nuevos análisis de fragmentos óseos del poeta Pablo Neruda, en el marco de la investigación que se realiza en Chile para determinar las causas exactas de su muerte, informaron hoy fuentes oficiales.

Los estudios se realizan en el Centro de ADN Antiguo de la Universidad de McMaster (Canadá) y del Departamento de Medicina Forense de la Universidad de Copenhague, precisó en un comunicado el Programa de Derechos Humanos del Ministerio del Interior chileno.

Los investigadores buscarán extraer, purificar y enriquecer el ADN de la bacteria estafilococo dorado, no asociada al cáncer que Neruda padecía, encontrada en mayo de 2015 en pericias realizadas en Murcia (España), informó la agencia de noticias EFE.

En Chile continúa abierta una investigación judicial para determinar si el ganador del Premio Nobel de Literatura en 1971 murió a causa de un cáncer de próstata que padecía o fue envenenado por agentes de la dictadura de Augusto Pinochet.

El poeta murió en una clínica de Santiago el 23 de septiembre de 1973, pocos días después del golpe que encabezó Pinochet para derrocar al gobierno de Salvador Allende.

Durante años, la familia y allegados de Neruda aceptaron la versión de que había fallecido de cáncer, pero en 2011 el Partido Comunista presentó una denuncia para que se investigue su muerte, a partir de declaraciones de Manuel Araya, antiguo chofer del poeta, quien sostuvo que Neruda había sido envenenado.
Según Araya, el crimen fue cometido por agentes de Pinochet mediante una inyección letal, cuando Neruda aceptó viajar a México, donde encabezaría la oposición al régimen militar.