23 junio, 2024

«Motochorros» asesinaron a un ciudadano ruso en Remedios de Escalada

Un hombre de nacionalidad rusa, de 40 años, fue asesinado de un tiro en el pecho por delincuentes que lo asaltaron con la modalidad conocida como «motochorros» en la puerta de su casa de la localidad bonaerense de Remedios de Escalada.

Un hombre de nacionalidad rusa, de 40 años, fue asesinado de un tiro en el pecho por delincuentes que lo asaltaron con la modalidad conocida como «motochorros» en la puerta de su casa de la localidad bonaerense de Remedios de Escalada, en el partido de Lanús, cuando se encontraba junto a un amigo.

El crimen se produjo anoche, poco antes de las 22:00, cuando la víctima, Eugenio Sipatov, se encontraba en la puerta de su vivienda sobre calle Monseñor Hladnik, entre Balcarce y San Vladimiro, con un amigo.

Ambos hombres se encontraban sentados en la vereda, con la espaldaa contra el frente de una casa, cuando delincuentes a bordo de dos motos lo sorprendieron a punta de pistola, según se advierte en imágenes tomadas por una cámara de seguridad.

La persona que acompañaba a Sipatov logró escapar, mientras que la víctima fue abordada por los ladrones y al resistirse le efectuaron un disparo en el pecho, que a los pocos minutos determinó su muerte.

Sipatov vivía en Lanús junto con su mujer, también rusa, y que dentro de unos días iba a ser papá.

El hombre era programador de computadores, vendía criptomonedas y además estaba terminando de construir su casa, donde fue ultimado por delincuentes.

El informe policial señala que en la madrugada del lunes el Juzgado de Garantías de turno, tras el relevamiento de las cámaras de seguridad, solicitó allanamientos con el objetivo de detener a los ladrones, a partir del dato de la venta de una moto.

Luego de la declaración de integrantes en uno de los domicilios del Barrio 10 de enero, se comprobó que uno de los delincuentes ofrecía una moto Honda Twister de color blanca, similar a la involucrada en el hecho, por una suma irrisoria tras ser visto con el mismo rodado en horas mas temprana por el barrio.

Un vecino contó como intentó reanimar junto a otro en forma infructuosa al hombre baleado.

«Yo estaba en mi domicilio y escuché el sonido del disparo. Salí y me encontré con que el vecino ya estaba en el suelo, mientras que otro vecino le estaba haciendo RCP. Yo me acerco, y como hice el curso, lo reemplazo. Continúo haciendo las maniobras esperando que llegue la ambulancia, que tardó muchísimo. Cuando llega la médica lo revisa, el compañero baja con el desfibrilador pero se dieron cuenta que no podían hacer nada. Acordonaron el área y llegó la Policía», explicó a un medio televisivo.