25 abril, 2024

Más de 80 líneas de colectivos no brindan servicio por una interna sindical

Un sector de la Unión Tranviarios Automotor (UTA) realiza un paro por tiempo indeterminado desde la 0 hora de este viernes como consecuencia de una interna gremial.

Por Ale Pombo

Un sector de la Unión Tranviarios Automotor (UTA) realiza un paro por tiempo indeterminado desde la 0 hora de este viernes como consecuencia de una interna gremial.

El conflicto mantiene paralizado el servicio de unas 80 líneas de colectivos de la Ciudad de Buenos Aires, el Conurbano y algunas zonas del interior del país.

La medida de fuerza involucra a trabajadores de la empresa DOTA que nuclea recorridos de transporte metropolitano y afecta los tramos de las líneas: 5, 6, 7, 8, 9, 20, 21, 23, 24, 25, 28, 31, 44, 50, 51, 56, 57, 74, 76, 79, 84, 91, 99, 101, 107, 108, 117, 135, 146, 150, 161, 164, 168, 177, 188, 263, 271, 299, 370, 373, 384, 385, 388, 403, 405, 421, 429, 435, 503 de San Vicente, 514 de Almirante Brown y 520 de Lanús.

También se ven comprometidos servicios en Mar del Plata y en las provincias de Santiago del Estero, Santa Fe, Córdoba y Jujuy.

El sector gremial que conduce a nivel nacional el dirigente Miguel Bustinduy, nucleado en la agrupación Juan Manuel Palacios, reclama al Ministerio de Trabajo que que se reconozca su victoria en las elecciones del gremio en cinco seccionales y que, a su vez, respeten los fallos judiciales al respecto.

A su vez, solicitan un salario básico de $350.000 en todas las regiones del país.

Según denunciaron desde la agrupación, los reclamos planteados ante el Ministerio de Trabajo, de conocimiento a los delegados que se impusieron en elecciones en algunas seccionales, no fueron escuchados, y eso derivó en la medida de fuerza.

«En el día de la fecha, ya que el Ministerio de Trabajo no dio una respuesta, se decide tomar una medida de fuerza parando el servicio de transporte, sostuvo la agrupación en un comunicado.

Por su parte, el Consejo Directivo Nacional de la UTA aclaró que desde el gremio «no se ha dispuesto paro ni medida de acción gremial alguna» y culpó a la empresa por la medida de fuerza.

«Ponemos en consideración que hemos asistido a un nuevo escenario generado por el empresario, quien pretende con sus complacientes laderos, generar un lockout patronal con el único objetivo de realizar descuentos salariales a los trabajadores», precisó el sindicato mediante un comunicado de prensa.

Asimismo, agregó que «resulta lamentable que un pequeño grupo de personas, identificadas con la lista que perdió las elecciones, pretenda la utilización de los trabajadores, teniendo a los usuarios de rehenes de sus intereses, en una supuesta medida que no se encuentra avalada por la entidad sindical, reiteramos, con el único objetivo de generar descuentos a los haberes de los trabajadores».

«Quienes perdieron las elecciones, y representan los intereses del empresario, no conocen ni por asomo la realidad del transporte de personas del país, ahora pretenden inventar situaciones inexistentes, generar malestar en la población, en los espacios de poder, justamente por haber resultado aplastados en el último proceso electoral», detalló el gremio.

Por último, la UTA afirmó que «como representantes de los trabajadores exigimos que se cumpla con el pago de los salarios y haremos respetar cada uno de los votos de confianza que han depositado en nosotros. Compañeros en la vida hay que elegir, y en la UTA elegimos defender a los trabajadores con la verdad, porque conocer la Verdad nos hará Libres».

La empresa DOTA emitió hoy un comunicado en el que aclaró que esa ajena al conflicto y que no tiene deudas salariales con sus empleados.

«Las medidas de fuerza gremiales a las que se ve sometida desde hace mucho tiempo y que produce de modo intermitente la paralización de sus servicios y el de otras líneas de empresas colegas y en el interior del país, obedece a un conflicto Intra Sindical dentro del seno de la Unión Tranviarios Automotor del que somos absolutamente ajenos, pues no posee con sus trabajadores deuda alguna ni por haberes ni por otros conceptos, ni existe reclamo alguno de ellos que nos involucre, señaló DOTA en un comunicado.

La empresa añadió que «se trata, en realidad, de una puja sindical entre la conducción oficial del gremio y la agrupación interna Juan Manuel Palacios, cuyos delegados representan a la gran mayoría de nuestros trabajadores, por lo que la medida tiene un especial efecto dentro de nuestras líneas, motivo por el cual resultamos, junto a nuestros pasajeros, las principales víctimas y perjudicados por la medida».