21 mayo, 2024

Macron está buscando hablar nuevamente con Putin por la invasión a Ucrania

A horas de que el ejército ruso comience a bombardear el puerto de Odesa, al sur de Ucrania, el presidente de Francia, Emmanuel Macron, remarcó la determinación de volver a tomar contacto con su par del Kremlin, Vladimir Putin, en un nuevo intento de frenar los ataques sobre la población civil.

Por Alan Fox

A horas de que el ejército ruso comience a bombardear el puerto de Odesa, al sur de Ucrania, el presidente de Francia, Emmanuel Macron, remarcó la determinación de volver a tomar contacto con su par del Kremlin, Vladimir Putin, en un nuevo intento de frenar los ataques sobre la población civil.

Macron, a cargo de la presidencia pro témpore de la Unión Europea, «se dispone a hablar con el presidente Putin por teléfono», sin que trascendieron detalles de la agenda difundida por Francia.

El nuevo contacto se producirá luego de dos conversaciones previas que resultaron infructuosas, en las que el líder ruso no se bajó de ninguna de sus demandas, es decir, el desarme del ejército ucraniano y la instalación en el país de un gobierno «neutral».

Según informaron medios internacionales, la fuerza de ocupación rusa se disponía a tomar el control de Odesa, donde funciona uno de los principales puertos del país sobre el Mar Negro y para ello señalaron que se preparaba un bombardeo.

En tanto, en la ciudad de Mariúpol, al sudoeste del país, el municipio informó que comenzó la evacuación de civiles, una operación que no se pudo llevar a cabo ayer, debido a que las fuerzas rusas no dejaron de atacar posiciones ucranianas, pese a un pedido de alto el fuego.

Por otra parte, en Irpin, al oeste de Kiev, el gobierno de Ucrania denunció que las fuerzas de ocupación dispararon contra civiles y mataron a tres personas, al menos, y dos de ellas fueron niños. El hecho habría ocurrido en un ataque a un puente que la gente usaba para evacuar.

«Lo peor está por venir», había señalado Macron luego de la primera reunión que había mantenido con Putin y la cual había durado más de una hora y media.

EL mandatario francés, según las fuentes, le dijo a su par ruso que estaba cometiendo «un error grave», que estaba buscando «pretextos» y que su actuación no era conforme a la realidad ni podía justificar su violencia y el precio que va a pagar su país, que acabará «aislado, debilitado y bajo sanciones» durante un largo periodo de tiempo.