18 abril, 2024

Javier Milei afirma que hay un 87,5% de probabilidades de dolarizar y niega negociación sobre el déficit cero y el Banco Central

Milei subrayó que la dolarización implica utilizar el dólar de mercado y señaló la necesidad de adaptar el sistema financiero para compensar la pérdida de una política monetaria.

Por Gabriel Rodriguez

El presidente Javier Milei expresó en una entrevista radial que las posibilidades de dolarizar la economía se sitúan en un 87,5%, destacando la importancia de limpiar los pasivos financieros y llevar a cabo la reforma del sistema financiero. Afirmó que, si bien la dolarización no es instantánea, la meta es lograrla para mediados de año.

Milei subrayó que la dolarización implica utilizar el dólar de mercado y señaló la necesidad de adaptar el sistema financiero para compensar la pérdida de una política monetaria. Afirmó que no se negocia el déficit cero ni el saneamiento del Banco Central como parte de este proceso.

En relación con la inflación, el mandatario atribuyó los niveles actuales a la política de emisión del Gobierno y argumentó que los efectos en los precios tardan aproximadamente 18 meses en manifestarse. Se defendió de las críticas, indicando que la pérdida de poder adquisitivo del dinero no es responsabilidad suya y que llegó para corregir la situación.

En respuesta a los comentarios del gobernador de Córdoba, Martín Llaryora, Milei afirmó que no tiene que pedir disculpas por nada y sugirió que los problemas psicológicos de Llaryora deberían ser tratados por un psicólogo.

El presidente también se refirió al despido de Osvaldo Giordano de ANSES, relacionándolo con el voto en contra de la ley ómnibus por parte de la diputada Alejandra Torres. Criticó a los gobernadores por los recortes en las transferencias discrecionales y sugirió que deberían priorizar el pago de salarios a los docentes en lugar de realizar recitales a beneficio.

Milei cerró la entrevista con una crítica a la artista pop Lali Espósito, llamándola «Lali Depósito» y acusándola de ser un «parásito que vive de la teta del Estado», en referencia a sus presentaciones en shows provinciales financiados por el gobierno.