27 febrero, 2024

Inflación de alimentos en el Gran Buenos Aires alcanza el 10,8% en octubre

Un estudio realizado por el Instituto de Investigación Social, Económica y Política Ciudadana (ISEPCI) ha revelado que la inflación de alimentos en el Gran Buenos Aires alcanzó un preocupante 10,8% durante el mes de octubre.

Por Gabriel Rodriguez

Un estudio realizado por el Instituto de Investigación Social, Económica y Política Ciudadana (ISEPCI) ha revelado que la inflación de alimentos en el Gran Buenos Aires alcanzó un preocupante 10,8% durante el mes de octubre.

Este estudio se basó en el relevamiento mensual de precios de 57 productos de la Canasta Básica de Alimentos (CBA) en 850 negocios de cercanía en 20 distritos del conurbano bonaerense.

Según el informe, el costo de la CBA para una familia compuesta por dos adultos y dos hijos pequeños ha aumentado en un asombroso 148,16% en lo que va del año. Además, la Canasta Básica Total (CBT), que incluye una variedad más amplia de productos esenciales para la vida cotidiana, aumentó un 7,38% en octubre y un 135,10% en lo que va del año.

El estudio señala que, a pesar de las medidas compensatorias tomadas por el gobierno, los alivios son relativos para ciertos sectores de la población. La CBT, que abarca alimentos y algunos servicios esenciales, se ha elevado a $343,777,55 mensuales para una familia tipo en octubre. Por otro lado, la CBA, que define el umbral de indigencia, fue de $159,153.56.

El informe destaca que los trabajadores asalariados en blanco que reciben salarios medios y altos se han beneficiado de medidas como la elevación del tope para pagar impuesto a las ganancias y los aumentos logrados en diversas negociaciones paritarias. Sin embargo, la situación es muy diferente para los trabajadores no registrados y aquellos que ganan salarios y jubilaciones mínimas. A pesar del bono de $94,000 que están recibiendo los trabajadores no registrados en dos cuotas durante octubre y noviembre, estos montos no han logrado revertir el considerable retraso en sus remuneraciones en comparación con la creciente inflación. Por ejemplo, en agosto, los trabajadores no registrados vieron un incremento anual del 95%, mientras que la Canasta de Alimentos en los barrios populares aumentó un 167% en el mismo período.

El estudio enfatiza la necesidad de medidas urgentes y a largo plazo para garantizar la incorporación de los trabajadores no registrados al mercado laboral registrado con salarios que superen el valor de las Canastas Básicas. En un contexto de inflación persistente, este análisis subraya la urgencia de abordar las desigualdades económicas y proteger el poder adquisitivo de los sectores más vulnerables de la población.