Por Alejo Pombo

Con un fuerte salto en los productos de almacén y los cortes vacunos, los precios de la Canasta Básica de Alimentos cerraron el mes de marzo con 4,19 por ciento de incremento respecto de febrero y acumulan en el año una suba del 13,20%.

Según la encuesta que Consumidores Libres realiza sobre 21 productos de consumo esenciales, los tres rubros evaluados tuvieron un comportamiento parejo. En lo que hace a los cortes de carne vacuna, que en promedio registró un aumento de 4,18%, la carne picada común fue la que estuvo más alto con 8,33% en el mes, pasando de 480 a 520 pesos por kilo.

En tanto, sin llegar a ese nivel el asado (3,23%), la paleta (3,45%) y la bola de lomo (2,82%) se mantuvieron en los niveles elevados de los últimos meses.

Por su parte, los productos de almacén registraron un incremento promedio para el rubro de 4,6% en marzo con un pico en la leche en sachet (20%), que pasó de 75 a 90 pesos en solo 30 días. El aceite girasol (5,56%) y la yerba (7,72%) también registraron fuertes incrementos.

En el caso de las Frutas y Verduras hubo una suba promedio de 3,55% en el mes, donde sobresalieron los incrementos del tomate perita (15,38%), manzana (9,09%) y naranja (5,56%) y las bajas en papa negra ( 6,2%), berenjena (-4%) y zanahoria ( 5,88%).

Al analizar el escenario que propone esta nueva suba de la inflación, Héctor Polino, titular de Consumidores Libres, señaló que «estamos en una meseta alta con niveles superiores al 4% desde que comenzó el año. Y estos niveles altos se dan con un dólar ?pisado?, tarifas de servicios (luz, gas y agua) congeladas y el programa de Precios Máximos».

Polino explicó que durante las audiencias públicas por las tarifas de luz y gas hubo casi unanimidad de todos los expositores en considerar que con la situación de pandemia y los beneficios extraordinarios obtenidos por las distribuidoras en años pasados no correspondía otorgar aumentos.

«Un aumento de las tarifas se reflejaría automáticamente a las facturas de los consumidores domiciliarios y de las empresas que los trasladarían a los precios de los productos que fabrican», predijo el especialista que advirtió que en un contexto así los niveles de precios subirían todavía más.

Por otra parte, destacó que las conductas especulativas de las mayores empresas productoras de alimentos y bienes de consumo masivo están provocando faltantes y subas encubiertas de precios. En ese sentido recordó que hace 20 días a raíz de esas conductas 11 empresas (Mastellone, Fargo, AGD, Danone, Molinos Cañuelas, Molinos Río de la Plata, Bunge, Unilever, Paladini, Potigian y PIG) fueron sancionadas por «retención de producción y faltante de entrega».

El titular de Consumidores Libres consideró que una manera efectiva de impedir que los precios sigan subiendo a este ritmo es fomentar la competencia favoreciendo la presencia de nuevos actores en el mercado. En este sentido, señaló que la reciente entrada en vigencia de la Ley de Góndolas «es un paso importante».

«Si no se modifica esta realidad, con estos niveles de precios estaríamos en una inflación anual de 48% para la canasta con los 21 productos de consumo masivo que mide Consumidores Libres», advirtió.