Por Alejo Pombo

Luego de que el gobierno de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires anunciara nuevas medidas que flexibilizaron las restricciones, cientos de porteños salieron a las calles a disfrutar de la linda tarde de sábado en bares y restaurantes.

Debido a que los horarios para circular fueron ampliados hasta la medianoche y la atención al público en comercios y locales gastronómicos al aire libre se extendió hasta las 23 por parte del gobierno porteño, la actividad comercial registró un repunte considerable en la jornada de ayer.

Si bien los bares y restaurantes tendrán en esta etapa mejores perspectivas para la actividad, constituyen uno de los rubros más afectados por las medidas sanitarias.

Y mientras el gobierno de la Ciudad evalúa profundizar la asistencia brindada hasta el momento para el rubro gastronómico, decenas de comerciantes mostraron su conformidad respecto a la flexibilización de las restricciones.

«Extendimos el horario y las mesas de afuera. El fin de semana es cuando más sale la gente, así que esto nos vino bárbaro. Nos fue bien», comentó la encargada de un restaurante del barrio porteño de Palermo, al tiempo que agregó: «Las semanas anteriores fueron raras, aunque la gente venía a comprar comida para llevarse a su casa. Tuvimos la suerte de que podíamos hacer delivery. Siempre hay que buscar reinventarse y buscar cómo salir adelante».

Un empleado de otro local comentó: «Creemos que es una vuelta muy importante para la gastronomía. Hubo un impacto bastante grande, la gente integró un poco el delivery, aunque no se consume lo mismo cuando piden». Pero los gastronómicos no fueron los únicos que se mostraron contentos.

«Es necesario salir a tomar un poco de aire. Además, los negocios necesitan trabajar porque sino la gente no come. Es necesario que todo empiece a circular de vuelta. Vemos que los protocolos se cumplen, la gente está entrenando y corriendo, y se ve que hay distancia entre ellos», explayó un comensal.

Cabe rememorar que, además, a partir de ayer comenzaron a estar permitidas las prácticas deportivas de hasta diez personas, al aire libre, con y sin contacto. En tanto, los clubes y gimnasios comenzaron a funcionar al aire libre y se reabrieron los patios de juegos en las plazas.