23 junio, 2024

El ministro de Seguridad, Aníbal Fernández «sangre y muertos» si gana la oposición

Aníbal Fernández, sostuvo que las medidas que propone la oposición solo pueden ser llevadas a cabo mediante «un enorme nivel de represión» que el país no toleraría y pronosticó que puede haber «sangre y muertos» si «tuvieran la posibilidad de ser Gobierno».

Por Ale Pombo

El ministro de Seguridad, Aníbal Fernández, sostuvo que las medidas que propone la oposición solo pueden ser llevadas a cabo mediante «un enorme nivel de represión» que el país no toleraría y pronosticó que puede haber «sangre y muertos» si «tuvieran la posibilidad de ser Gobierno».

«No puedo evitar ver el grado de locura con el cual se exhiben los segmentos que representa la derecha. Todo eso sería posible con un enorme nivel de represión que no hay país que lo tolere», afirmó.

En la misma línea, cuestionó las propuesta del libertario Javier Milei, precandidato a presidente por La Libertad Avanza, y las intenciones de referentes de Juntos por el Cambio como Patricia Bullrich, titular del PRO, y el ex presidente Mauricio Macri de negociar con el diputado.

«Lo que se puede ver es quiénes van a competir contra quiénes.

Vemos un grupo de gente que tiene cero formación, con vocación por el agravio y por lastimar y lo que propone saldría únicamente por represión. Las calles regadas de sangre y muertos van a producir si tuvieran la posibilidad de ser Gobierno», pronosticó el ministro del entorno del presidente Alberto Fernández en caso de imponerse la principal coalición opositora o el liberalismo en el país.

Asimismo, aseguró que Juntos por el Cambio llegó al poder en 2015 con propuestas de «izquierda perfumada», pero aclaró que gobernaron por derecha, y precisó: «En algún momento se rompió ese esquema, ahora se presentan con esas ideas esquizofrénicas y sin ninguna protección al país de cosas importantes que deben proteger para seguir creciendo y tener una movilidad ascendente».

«Si esa es su vocación, solo cierra con una enorme represión donde va a haber sangre y muertos», reiteró el funcionario de la administración nacional al tiempo que manifestó que «nadie que esté en sus cabales va a aceptar eso».

Por otro lado y respecto al armado electoral del Frente de Todos, Aníbal Fernández insistió con que su candidato es el Presidente y aseveró que, aunque espera un nombre de consenso, las fuerzas que componen el oficialismo irán a una elección Primaria, Abierta, Simultánea y Obligatoria (PASO).

«Las PASO vinieron a reemplazar a las internas dentro de un mismo partido, donde el caudillo elegía con el dedo o la rosca de los ventajeros elegía con el dedo», definió en una entrevista con C5N y destacó las aspiraciones electorales del embajador en Brasil, Daniel Scioli.

Para el funcionario, el Presidente es «el hombre de debiera seguir adelante» con el proyecto oficialista y rememoró las intenciones del jefe de Estado de cooperar para que el oficialismo pueda imponerse sobre la oposición.

«Ha dicho que su vocación está puesta en que el Frente de Todos pueda hacer una primaria y una elección importante como para gobernar en el próximo período», recordó.

Consultado por la interna, observó que «bajó la espuma» de los ataques entre los espacios, aunque planteó que en el peronismo «faltan carnívoros» con intenciones de ganar las elecciones.

«Creo que deberíamos estar mascando hace rato. Cuando el Presidente dé la orden, sé para dónde tengo que ir», enfatizó.

«Tengo toda la vocación del mundo de ganar. El que manda es el Presidente, que es quien da el puntapié inicial. Soy un carnívoro hecho y derecho y no sé vivir de otra manera que no sea comiendo carne. Necesito que el Presidente de el guiño nomás», manifestó.

Por último, Aníbal Fernández contó que con su par de Seguridad bonaerense, Sergio Berni, retomaron diálogo para avanzar en el control de en la provincia y dijo que se está coordinando de forma conjunta en un Comando Unificado con base en cinco puntos específicos que son La Plata, Avellaneda, La Matanza, Pilar y San Fernando.

Además, detalló que se hará un envío de efectivos para monitorear en las zonas más calientes del Conurbano tras el asesinato del chofer de la línea 620, Daniel Barrientos.