19 mayo, 2024

El informe que explica cómo el Gobierno y los bonistas llegaron a un acuerdo

Con las propuesta del Gobierno tan cercana a la de los acreedores, romper no le hubiera servido a ninguna de los dos. Eso es lo que explica, con mayor detalle y sofisticación, el informe de Ecofinanzas.

Con las propuesta del Gobierno tan cercana a la de los acreedores, romper no le hubiera servido a ninguna de los dos.

Eso es lo que explica, con mayor detalle y sofisticación, el exclusivo informe mensual de Ecofinanzas. «A la fecha de cierre de este informe, la propuesta oficial se encontraba en un Valor Presente Neto (VPN) del 53% , mientras que la contra oferta de los acreedores se encontraba en 56%, sin embargo en la continuidad de las negociaciones de las últimas horas podrían llegar a acordar en un entorno del 54,9% de VPN, con un sesgo hacia lo requerido por los bonistas», señala el informe.

En su evaluación, considera que se llegó a la misma tras una negociación en la cual ambas partes cedieron. «Consideramos que el equipo negociador liderado por la decisión política del presidente de la Nación ha jugado un buen papel durante el proceso.

Es cierto que cedió puntos hasta acercarse a lo requerido por los bonistas, pero también es cierto que los acreedores tuvieron que ceder para acercarse a la restricción de sostenibilidad de la deuda que argumentaba el Gobierno».

El mismo trabajo admite que el proceso para llegar a un acuerdo no fue fácil, ya que hubo especulaciones y acciones hostiles. Los grandes grupos de acreedores, de acuerdo a este trabajo, «han mostrado los dientes con su última jugada, enviándole una carta al Ministro Guzmán, advirtiéndolo del gran poder que ellos tenían de bloquear el canje de deuda, ya que poseían mayorías para ambos paquetes de bonos elegibles (canje 2005/2010 y bonos globales)».

La saga de la deuda, versión 2010, incluyó «muchas críticas de parte de algunos ex funcionarios de la gestión anterior que no se ponían colorados al dar su opinión negativa respecto a los avances de la negociación de la misma. Dichas opiniones dejaban a un costado el protagonismo que estos ex funcionarios habían tenido para dejarle al actual gobierno la herencia de una nueva crisis de deuda (stock de deuda 2015 52,6% del PBI y al cierre de 2019 90% del PBI)».

Primer paso, mucho por resolver:

Más allá que el escenario de acuerdo es mejor que el de ruptura, el informe de la consultora conducida por Fábrega no cae en el triunfalismo, pues admite que aún cerrado este capítulo, queda mucho trabajo por hacer.

«La economía post pandemia va a necesitar del financiamiento internacional, ya que el BCRA no podrá continuar emitiendo infinitamente (5,1% del PBI en 7 meses de 2020) y el Gobierno Nacional necesitará contar con fuentes financieras alternativas, ya que el apoyo del Estado post pandemia sobre el sector privado productivo y sobre los sectores vulnerables será medular para encarar una recuperación del tejido productivo y del tejido social», apunta el trabajo. También señala la creciente dolarización de los últimos meses.

«El Banco Central informó que durante junio de 2020 las compras brutas de billetes de las “Personas humanas” totalizaron USD 629 M, concretadas por alrededor de 3.300.000 individuos. Este nivel representó un incremento de 37% con respecto a la cantidad de personas que compraron en el mes previo, con una compra promedio per cápita de USD 193», informa.