23 mayo, 2024

El consumo en supermercados cae un 7,3% en marzo: preocupación en el sector y para la gestión de Milei

Datos recientes de la consultora Scentia revelan una caída significativa del consumo masivo durante el mes de marzo. La variación negativa del 7,3% interanual en las ventas de supermercados es solo un reflejo de una tendencia que abarca todos los canales de venta, desde mayoristas hasta farmacias.

Por Gabriel Rodriguez

Datos recientes de la consultora Scentia revelan una caída significativa del consumo masivo durante el mes de marzo. La variación negativa del 7,3% interanual en las ventas de supermercados es solo un reflejo de una tendencia que abarca todos los canales de venta, desde mayoristas hasta farmacias.

Este descenso en las ventas impacta directamente en la percepción sobre la gestión del presidente Javier Milei. Según mediciones de la Universidad Torcuato di Tella, el índice de confianza en el Gobierno ha experimentado una baja del 4,4%.

A pesar de los esfuerzos de las cadenas minoristas por implementar estrategias como ofertas, promociones y congelamientos de precios, los consumidores muestran una notable reticencia a gastar, incluso en productos básicos como alimentos, bebidas y artículos de limpieza.

El informe de Scentia detalla un panorama desafiante para el sector minorista: las ventas en supermercados han caído un 7,3% interanual, mientras que en los mayoristas la disminución alcanza el 10% y en las cadenas de farmacias llega al 20,2%. Los autoservicios independientes también registran una caída del 7,6%.

Aunque desde el gobierno se argumenta que los altos precios fijados por los empresarios desalientan el consumo, la realidad es que esta reducción en las ventas se observa en todas las categorías de productos de consumo masivo, desde alimentos hasta artículos de higiene y limpieza.

El descenso en la venta de productos básicos como la leche, que ha experimentado una caída del 20% en el primer trimestre del año, refleja de manera elocuente el deterioro del poder adquisitivo de la población, una situación que se ha agravado desde diciembre. Esta tendencia preocupa tanto al sector empresarial como a los responsables de la política económica del país.