22 julio, 2024

Economistas pronostican recesión en Argentina al concluir el primer trimestre

La economía argentina se encamina hacia una posible recesión para finales de marzo o principios de abril, según proyecciones de destacadas consultoras y funcionarios del gobierno.

Por Gabriel Rodriguez

La economía argentina se encamina hacia una posible recesión para finales de marzo o principios de abril, según proyecciones de destacadas consultoras y funcionarios del gobierno. Este sombrío panorama se fundamenta en una serie de indicadores preocupantes, incluyendo la caída de rubros clave como la industria y la construcción, así como un deterioro generalizado en el consumo y la recaudación.

Las ventas minoristas han experimentado una fuerte disminución en las últimas semanas, exacerbadas por un aumento de precios que está golpeando especialmente a la clase media. Esta situación, sumada a la devaluación de diciembre y el fin de los acuerdos de precios, ha llevado la inflación a niveles récord, alcanzando el 25.5% en diciembre.

La recaudación tributaria también ha mostrado signos preocupantes, con una caída del 6% interanual en enero, atribuida principalmente a la disminución de impuestos vinculados a la actividad económica y al impuesto a las ganancias. Esta contracción se suma a una serie de indicadores negativos, incluyendo la reducción de salarios formales y un aumento en los niveles de pobreza que ya rondan el 50%.

Expertos coinciden en que la economía argentina se encuentra en una situación de «estanflación», caracterizada por altos niveles de inflación y bajo crecimiento económico. El FMI proyecta una contracción del PIB del 2.8% para 2024, mientras que consultoras locales anticipan una caída del 4.8% en el primer trimestre de este año.

Los datos de caída en la industria y la construcción, junto con la retracción en el consumo y otros indicadores clave, apuntan hacia una posible recesión en los próximos meses. Técnicamente, la recesión se define como dos trimestres consecutivos de contracción económica, y según estos pronósticos, Argentina estaría al borde de entrar en este escenario hacia finales del primer trimestre de 2024.