Por Alejo Pombo

El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, logró arrancar del G7 la aprobación de un plan de estructuras para contrarrestar el avance de China, pero no logró convencer a todos sus socios de adoptar medidas más contundentes frente al gigante asiático.

El mandatario estadounidense buscaba que el grupo de las democracias más industrializadas del mundo (EE.UU., Canadá, el Reino Unido, Francia, Alemania, Italia y Japón, más la Unión Europea) adoptara acciones de calado frente a China, sin persuadir a todos los socios.

Funcionarios de alto rango de la Administración de EE.UU. hablaron en varias llamadas con la prensa de las discrepancias expuestas dentro de la cumbre de G7, pero no se adentraron en detalles.

Según esas fuentes, Biden y los primeros ministros de Canadá, Justin Trudeau, y del Reino Unido, Boris, han defendido «esfuerzos orientados a la acción» frente a China; mientras que la canciller alemana, Angela Merkel, el jefe del Gobierno italiano, Mario Draghi, y la Unión Europea (UE) se decantan por «una especie de relación de naturaleza cooperativa» con Pekín.

Las fuentes no precisaron en qué puntos hubo divergencias y se limitaron a apuntar que «hubo un poco de diferenciación de opiniones no sobre el tipo de amenaza que hay, sino en lo fuerte que es».
De hecho, reconocieron que hubo un punto en que se suspendieron «las conexiones de internet» durante la sesión del G7, debido a lo delicado del asunto.

Pese a esos desacuerdos, que no han sido confirmados por ninguna de las otras delegaciones presentes en el G7, Biden ha convencido a sus aliados de lanzar la iniciativa «Build back better for the world» (Reconstruir mejor para el mundo), como contrapunto al megaproyecto chino «One Belt, One Road» (Una ruta, un cinturón).

Ese plan de China pretende revitalizar la conocida como Ruta de la Seda mediante la modernización de infraestructuras y telecomunicaciones para mejorar la conexión entre Asia y Europa.i Los presidentes pegaron onda-.

El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, y su homólogo francés, Emmanuel Macron, mostraron durante el día de ayer su buena sintonía al inicio de un encuentro bilateral, en el marco del G7, en el que el estadounidense describió la Unión Europea como una entidad «dinámica y fuerte». Ambos celebraron esta reunión bilateral en los márgenes de la cumbre del G7, iniciada el viernes y que durará hasta el día de hoy, en Carbis Bay (Cornualles, en el suroeste del Reino Unido). Biden y Macron aparecieron ante las cámaras de televisión y los fotógrafos sentados al aire libre con la playa de fondo.

Macron indicó que el mandatario norteamericano ha demostrado que el «liderazgo es colaboración».