Espectaculos

Segunda noche de Cosquín Rock: Los Cadillacs, Skay y La Vela Puerca

Los Fabulosos Cadillacs, Skay y Los Fakires, y La Vela Puerca armaron un combo bien festivalero con fiesta, baile y rock and roll en la segunda noche del Cosquín Rock ante 25.000 espectadores que se hicieron presentes en el aeródromo de Santa María de Punilla.

La tarde en el escenario principal comenzó a las 15 con el debut en ese espacio del periodista Claudio Kleiman & y la Banda del Sonido, que interpretó por espacio de media hora canciones como “Para dejar la ciudad”, “Buscando la manera“, “Bogart Blues”, “Palitos y Semillas Blues“ y “Parque Centenario”.

Posteriormente le siguieron luego las agrupaciones La Perra que lo Parió, Cuca y De la Gran Piñata.
Pasadas las 17.30 subieron los Jóvenes Pordioseros que ofrecieron un muy buen concierto de rock bajo un sol radiante que asolaba la zona y con temperatura más que agobiante.

Su líder Toti Iglesias desplegó su habitual recorrida por el escenario, mientras el combo rockeaba en modalidad stone.

La secuencia siguió con “Late”, “Lobo”, “100% Pordiosero” y “Cuando Me Muera”. Allí Toti, que permanentemente interactuaba con la gente, mostró una aerocámara para mitigar su problema de asma y preguntaba a los organizadores cuánto tiempo más tenía para llevar a cabo su concierto.

Prosiguió con temas como “Pegado”, “Eterno” y “Descontrolado”. Emocionado, Toti se acercó a una de las vallas al costado del escenario para saludar a la gente, lo que desató la locura en el público que cantaba, gritaba y deliraba.

Cerró el concierto con “Ruta 66”, un clásico de Bobby Troup y “Por lo que yo te quiero”. Una grata sorpresa causó la presencia del grupo Mexicano Panteón Rococó, que visitó la Argentina y Cosquín por primera vez. Un verdadero combo musical cuyas canciones tienen un contenido social y político y que contó como invitado a German Daffunchio, líder y vocalista de Las Pelotas.

Al caer la tarde fue arribando más gente al predio de 10 héctareas y fue el momento en que el grupo cordobés Los Caligaris le dieron un toque circense y fiestero a la tarde-noche.

De hecho, su última producción discográfica se titula “Circología” ya que algunos de sus integrantes son nietos del conocido payaso cordobés Tony Tachuela y de los hermanos Muñoz. La banda toma el nombre de un payaso Caligari que murió en la pista del circo de los hermanos Muñoz a principios del siglo XX.

Iniciaron su concierto con “Estamos Locos”, lo que despertó en la platea una euforia sin limites que siguió hasta el final. El repertorio recorrido fue con los clásicos “Nadie es Perfecto”, “ Auna no quiero”, “La Montaña”, un mix con “JiJi”, “Zurdo” y “Asado y Fernet”.

Cerraron el show con “Kilómetros” y “Que corran”. El público ratificó su amor incondicional por este grupo que en los próximos meses está por cumplir 20 años y lo celebrará con una gira internacional por México, Estados Unidos, Colombia , Costa Rica y Chile.

Esta jornada fue la de mayor afluencia con personas de todas las edades que se distribuyeron en los siete escenarios diseminados en el predio del Aeródromo de Santa María de Punilla.

De acuerdo al relevamiento que hizo Télam, la gente provenía de Santiago del Estero, Chaco, Corrientes, Formosa, Misiones, Mendoza, San Juan, San Luis, Chile, Uruguay, Colombia, del conurbano bonaerense, de Santa Fe, Rosario y la ciudad de Buenos Aires y que aprovecharon este fin de semana extralargo de carnaval para disfrutar de este evento rockero federal.

Dentro del predio se puede ver puestos de bebidas y comidas a precios no tan económicos y naturalmente el merchandising del Festival. También se encuentran instalados en distintos lugares del extenso terreno, banners con la programación del Cosquín Rock.

Ya arribando la noche actuaron Los Cafres, que pusieron el condimento si se quiere romántico al reggae con una grande excelencia musical muy alto, que los ha convertido en una de las bandas latinas cultoras más importantes del género.

Temas como “Sé que el mar”, “Dale”, “Dreadlocks”, “Imposible”, Momentos” y “Perdón” fueron del agrado del público que se mostraba algo distendido, y disfrutando de los climas creados por Guillermo Bonetto y sus compañeros.

El momento arrollador comenzó poco después de las 21 con la actuación de los uruguayos de La Vela Puerca donde la gente comenzó a vivar y a corear al grupo que comenzó su espectáculo con una intro de temas que recorren sus 20 años de trayectoria y también pasaron un video del tema “Sin avisar“.

El público entonó y acompañó cada una de las canciones interpretadas por el grupo oriental ratificando un idilio eterno con los músicos. Asi pasaron “Soldado de Plomo”, “Buenas Mascotas”, “Ves”, “Sobre la Sien”, “Todo el Karma” y “Polidoro” fueron de la partida sin bajar en ningún momento la intensidad.

En conferencia de prensa Sebastián Teysera , señaló que le parecía “alucinante que haya un festival que sobrevivió a tanto, un evento que no es regional sino federal, porque viene gente de todos lados y ahora vienen de Chile, Paraguay y este tiene un calor especial, es nuestra decimotercera participación, la grilla de artistas es impresionante y también porque siempre llueve y no hay Cosquín Rock sin lluvia”.

“El concierto de hoy, marca el final de esta gira por los 20 años y también sentimos que es la revancha por la lluvia del año pasado donde solo interpretamos 8 temas por culpa de una fuerte tormenta”.
Otro de los momentos impactantes de la noche fue la irrupción de Skay y Los Fakires en el escenario principal con un repertorio de 17 canciones entre ellas “Arriba el Telón”, “Oda a la sin Nombre”, “Equilibrista”, “Ya lo Sabe” y “Egotrip” del nuevo disco Engranaje de Cristal.

Skay Beilinson, un habitue del Cosquín Rock, del que su compañera Poli suele ser casi una curadora a la que José Palazzo consulta constantemente, se mostró como un encantador de serpientes al desplegar una gran perfomance de rock and roll con una banda notable.

“Mis queridas, mis queridos que linda noche estamos pasando en Santa María de Punilla. Espero el año que viene volver a verlos”, le dijo al publico Skay que hace más de 10 años dejo de lad sus pruritos con los festivales y se sumo al Cosquín por su carácter federal y unificador de tribus.

Después la agrupación interpretó “El Redentor Secreto”, “El pibe de los Astilleros”, “Aves Migratorias”, el público no dejaba de cantar , bailar y sacudir el cuerpo. Cuando Skay junto a su grupo empezaron a cantar “Ji ji ji”, sus fans enloquecieron y armaron un gran pogo en torno al escenario.

Una noche implacable del grupo que no será fácilmente olvidada por la platea que vivó permanentemente el Ex Redondito de Ricota.

Finalmente se cerró la segunda noche del Cosquín Rock con Los Fabulosos Cadillacs la agrupación que lideran Vicentico y Flavio Cianciarulo, que ya con el saxofonista Sergio Rotman ofrecio un notable concierto de más de dos horas.

“El León”, “Mi Novia se cayó en un pozo ciego”, “El Aguijón”, “Demasiada presión”, “El genio del dub”, “El Fantasma” formaba parte del camino musical que emprendieron Los Cadillacs con la destacada participación de Florian Fernández Capello en guitarras y Astor Cianciarulo en bajo y batería.

Los hijos de Vicentico y Flavio le han insuflado una poderosa energía, sangre nuevo y aires más actuales a la banda, que se decidiò a lanzar una opera rock como “La salvación de Solo y Juan” y tocarlo por toda América.

Con el tema “Calaveras y Diablillos”, Vicentico preguntaba a las personas ubicada en cada lado de la pasarela del escenario quién era Calavera y quien Ladrillo y el público respondía afirmativamente al juego planteado por el músico.

Los chicos son grandes instrumentistas y la banda no solo recupero su costado más punk y new wave, sino que le agrego elementos del rock progresivo como se pudo percibir en “Galindez”, “No era para vos” y “Juan” con las que confirmaron que el ultimo trabajo de la banda le gano a cualquier pronostico y ya se ha convertido en un clásico.

Además esta vuelta de la banda y la suma de los jóvenes valores redundo en momentos gratificantes para el publico ya que el combo recupero canciones como “Carmela”, “Saco azul”, V Centenario”, además de darle nuevos aires a clásicos como “Carnaval toda la vida”, Yo no me sentaría en tu mesa”, “Siguiendo la Luna” y “El satánico Dr. Cadillac”, Vasos vacíos” que hicieron delirar a la gente y le arrancaron sus ultimas energías hasta el final con Flavio sacándole a su bajo los acordes del Himno Nacional Argentino.

Cerca de las 3 de la mañana, el público se retiraba del predio pletórico de rock, de fiesta, para volver a los campings, a los motorhome, casas rodantes a seguir guitarreando en un fogón y a tomar las ultimas cervezas, fernet o la adrenalitica sangría, mezcla de vino y jugos frutales.

Este lunes es el cierre de esta 17ª edición del Cosquín Rock y actuarán La Beriso, Las Pelotas, Kapanga, Los Violadores, Attaque 77 y Carl Palmer, ex ELP.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *