21 abril, 2024

Sergio Massa intentó desdramatizar el tercer puesto

Massa entró al salón principal a las 22.01 y pronunció un breve discurso de diez minutos, donde se lo vio cabizbajo, menos efusivo de lo habitual, y por momentos serio.

Con mayor presencia de periodistas que de militantes, los dirigentes del frente 1País, espacio que comanda Sergio Massa, intentaron desdramatizar el tercer puesto obtenido en las elecciones legislativas de hoy, al afirmar que «un diez por ciento ya era un buen resultado».

Tras el clásico menú massista de pizzas y empanadas, la música fue amiga de la espera, con temas que oscilaron entre Soda Stereo, Abel Pintos, Catupecu Machu, y hasta Antonio Ríos, en el búnker montado en el complejo Pipa Tigre, que hasta pasadas las 21 permaneció sin militancia, en un llamativo clima de desolación.

Los referentes del frente «1País» ingresaron al escenario principal cinco minutos antes de que Massa pronunciara su discurso, en un pequeño salón que contó con una pantalla gigante y unas 250 ubicaciones para los invitados a presenciar el evento.

Luego del ingreso de los dirigentes del espacio, Massa entró al salón principal a las 22.01 y pronunció un breve discurso de diez minutos, donde se lo vio cabizbajo, menos efusivo de lo habitual, y por momentos serio. En el escenario se ubicaron 14 dirigentes de 1País, quienes durante la oratoria de Massa se mostraron serios y con caras de preocupación, pero aplaudieron los momentos más sobresalientes excepto la diputada Graciela Camaño, a quien se la notó molesta durante todo el discurso.

Al grito de «vamos Sergio», los presentes buscaron obtener un saludo y tomarse una selfie con el tigrense, quien accedió al encuentro con sus seguidores para recibir besos y abrazos, además de los caramelos que le regaló una niña de unos siete años.

En la tarima central, Massa estuvo acompañado por su compañera de fórmula, Margarita Stolbizer; su esposa, Malena Galmarini; los candidatos a diputados nacionales Felipe Solá, Daniel Arroyo, Mirta Tundis, José Ignacio de Mendiguren; y la diputada y jefa de campaña Graciela Camaño, entre otros.

Entre las ausencias se destacó la del asesor económico del massismo Roberto Lavagna, quien en toda la campaña se mostró junto al tigrense por ser uno de los referentes del espacio en materia económica.
El tigrense fue observado atentamente por sus padres, Alfonso y Lucía, su hijo Tomás, y su suegro Fernando «Pato» Galmarini, quienes se encontraban a un costado del escenario.

Tras pronunciar su discurso frente a los presentes, quienes escucharon sus palabras en medio de un silencio absoluto, se estrechó en un abrazo con su compañera de fórmula, Margarita Stolbizer, con quien tuvo además una breve charla al oído.

Al finalizar su discurso, Massa tomó un vaso de agua que le alcanzó uno de sus colaboradores y dedicó unos cinco minutos para saludar a sus seguidores y agradecerles por el «acompañamiento».

La última en retirarse del salón fue Malena Galmarini, quien se quedó en el lugar para escuchar y saludar a cada una de las personas que se acercó a ella para tomarse una fotografía o simplemente darle un beso.

«A mirar para adelante», expresó una sonriente Malena a una de las últimas personas que se le acercó para brindarle su apoyo y cariño.