Por Gabriel Rodriguez

El empresario Roberto Patricelli, que permanecía detenido tras protagonizar el accidente automovilístico que arrojó como saldo la muerte de dos jóvenes venezolanos en el barrio porteño de Palermo, fue llevado hoy a la fiscalía que entiende en el caso para ser indagado.

Patricelli fue llevado esposado desde su lugar de detención, en la comisaría vecina 14C, al despacho de la fiscal auxiliar Alejandro Pellicori, en el edificio situado en Cabildo al 3.300, adonde llegó alrededor de las 14.

Al detenido se le leyó la acusación, cuyo contenido no había trascendido y dirimía con su abogado Diego Olmedo si declaraba en la indagatoria.

Los peritajes efectuados al BMW que conducía Patricelli, de 57 años, determinaron que manejaba a más de 150 kilómetros por hora al momento de ocurrir el múltiple choque frente al Hipódromo de Palermo y por el cual murieron un joven de 25 años y su sobrina de 15.

El informe, efectuado por el Cuerpo de Investigaciones Judiciales del Ministerio Público Fiscal porteño, determinó que el rodado circulaba a esa velocidad por Avenida Del Libertador, cuyo máximo permitido es 70 kilómetros por hora: Los peritajes ya fueron puestos en poder del fiscal Pellicori.

El conductor quedó imputado por homicidio culposo, ya que, al momento de protagonizar el siniestro vial, no solo iba a una velocidad no permitida sino que el control de alcoholemia le dio 0,51 gramos de alcohol en sangre cuando el máximo permitido es de 0,50.

El choque ocurrió el domingo por la noche frente al Hipódromo de Palermo, donde quedaron involucrados al menos cuatro vehículos y como consecuencia de ello dos personas murieron y otras nueve resultaron heridas.

Las personas fallecidas fueron identificadas como Juan Márquez, de 25 años, y su sobrina, Yeinsmar, de 15, ambos venezolanos.

Márquez murió en el lugar del choque, mientras que la joven presentó muerte cerebral y finalmente falleció en el Hospital Fernández, según confirmó Ignacio Previgliano, su director.

En el Ford Ka viajaban cinco personas que venían de una reunión familiar y se dirigían a Gerli, en donde viven otros dos de los ocupantes del vehículo.

Ese rodado volcó y quedó apoyado sobre su techo, por lo que tres hombres y dos mujeres quedaron atrapados en su interior y tuvieron que ser liberados por los Bomberos de la Ciudad, quienes utilizaron herramientas hidráulicas.

En la causa tomó intervención la Fiscalía de Flagrancia Área Norte número 7, a cargo de Carolina Marró.