23 junio, 2024

Ministro brasileño salpicado por un polémico audio sobre el juicio a Dilma

El ministro de Planificación de Brasil, Romero Jucá, anunció que no va a renunciar luego de que se conociera públicamente una escucha telefónica en la que aparece impulsando el juicio político a la presidenta Dilma Rousseff para evitar el impacto público de las investigaciones por corrupción en Petrobras.

El ministro de Planificación de Brasil, Romero Jucá, anunció que no va a renunciar luego de que se conociera públicamente una escucha telefónica en la que aparece impulsando el juicio político a la presidenta Dilma Rousseff para evitar el impacto público de las investigaciones por corrupción en Petrobras.

romero-juca

«No tengo nada que temer y no le debo nada a nadie», declaró Jucá en una rueda de prensa en la que comentó una grabación divulgada por el diario Folha de Sao Paulo que sugiere que pretendía llegar a un «pacto» para «delimitar» esas investigaciones.

Según Jucá, un hombre cercano al presidente interino Michel Temer, quien sustituyó a la suspendida Rousseff, se trata de un audio real, pero fue «sacado de contexto» y transmite una «idea equivocada» de lo que conversó con el ex presidente de la estatal Transpetro Sergio Machado, investigado por el caso Petrobras.

«Mi cargo es del presidente. No nací ni moriré ministro, pero no veo ningún motivo para pedir mi renuncia», declaró Jucá, quien dijo además que, antes de comparecer ante la prensa, se había reunido con Temer, quien le pidió que explicara su situación.

El ministro sostuvo que «siempre» declaró su más firme apoyo a las investigaciones en Petrobras y que ha pedido «más de un vez» a la justicia que aclare su situación después de haber citado como uno de los posibles beneficiarios de esa trama por uno de los delatores del caso.

«He pedido que el Ministerio Público se pronuncie, pues es muy incómodo que existan dudas» sobre «toda» la clase política, indicó en referencia a que en su misma situación se encuentran dirigentes de varios partidos, citados por delatores pero aún sin acusaciones ni investigaciones formales sobre su presunta responsabilidad.

Las escuchas transcriptas por el diario paulista sugieren que el juicio político contra Rousseff fue abierto con apoyo del vicepresidente Michel Temer y de la oposición hoy en el Poder Ejecutivo como un pacto para frenar la Operación Lava Jato.

Jucá está investigado por supuesta corrupción en obras del sector energético y es uno de los ministros más fuertes de Temer y hombre clave del sector conservador del Partido del Movimiento de la Democracia Brasileña (PMDB).

«Tiene que haber impeachment, no hay otra salida», le dice Jucá, en marzo pasado, a Machado, otro investigado, colocado por el PMDB como presidente de Transpetro, subsidiaria de la petrolera estatal Petrobras, según las escuchas incluidas en la investigación.

Machado también está investigado por el juez Sérgio Moro por participar supuestamente de sobornos en Petrobras y en su conversación con Jucá dice que el Partido de la Social Democracia Brasileña del senador y ex candidato presidencial Aecio Neves y el canciller interino, José Serra, también están en el foco judicial.

«El primero que será ‘comido’ será Aecio (Neves)», dice Machado a Jucá, que también cita al actual canciller y ex candidato presidencial derrotado en 2002 y 2010, Serra, y al presidente de la comisión de Relaciones Exteriores del Senado, Aloysio Nunes Ferreira.

La transcripción del audio también revela que Jucá conversó sobre cómo frenar la operación Lava Jato sobre sobornos en torno a Petrobras y empresas estatales con miembros del Supremo Tribunal Federal y con comandantes militares con un gobierno que en marzo imaginaba como de «unidad nacional» en reemplazo de Rousseff.

«Ayer conversé con ministros de la corte. Ellos dicen que sólo existen condiciones sin ella (Dilma). Si ella sigue ahí, la prensa, hay gente que quiere sacarla porque esta mierda no se detendrá nunca. Entonces estoy hablando con los generales, comandantes militares. Está todo tranquilo, dicen que van a dar garantías. Están monitoreando al MST (Movimiento campesino Sin Tierra) para que no perturben», dice el ministro Jucá.