21 julio, 2024

Los primeros datos de junio muestran un freno en la recuperación económica

El mes pasado marcó un punto de inflexión en la economía, indicando un posible quiebre en la tendencia bajista de la inflación y un resultado negativo en las cuentas fiscales.

Por Alejo Pombo

El mes pasado marcó un punto de inflexión en la economía, indicando un posible quiebre en la tendencia bajista de la inflación y un resultado negativo en las cuentas fiscales.

El índice de inflación de junio parece haber sido, por primera vez en el semestre, más alto que el del mes anterior. El Presidente anticipó que en junio podría haberse perdido el saldo positivo en las cuentas fiscales debido a la estacionalidad del gasto, lo que podría resultar en el primer déficit desde que asumió el Gobierno.

El nivel de actividad económica en junio no logró consolidar la leve recuperación observada en abril y mayo. Datos preliminares de sectores clave mostraron un desempeño negativo, interrumpiendo la breve racha de mejora.

Por un lado, los despachos de cemento cayeron un 32,8% interanual y también respecto a mayo. En términos desestacionalizados, la caída fue del 3%. La semana de feriados podría haber influido en estas cifras, aunque en el sector del hormigón se señaló que prácticamente fue una semana perdida.

La producción automotriz también se vio afectada por la semana de feriados. Las plantas aprovecharon la semana extra corta para frenar la producción debido a la caída del mercado interno y externo, y a la dificultad para abastecerse de piezas desde Brasil. Los datos de la Asociación de Fabricantes de Automotores de la Argentina (ADEFA) mostraron una baja del 16,7% en la producción nacional respecto de mayo y un descenso del 40,2% en comparación con junio del año pasado. Sin embargo, las ventas del sector subieron un 16,1% respecto del mes anterior, impulsadas por la suba del dólar libre y el aumento de la brecha cambiaria.

A pesar de estos indicadores negativos, la tendencia podría estabilizarse en julio, con solo un feriado en el mes y la reanudación de la producción automotriz.

Las proyecciones de contracción de la economía se mantienen en terreno negativo. El consenso de analistas locales y extranjeros prevé un retroceso entre 3,5% y 3,8%, una recesión similar a la proyectada por el equipo económico del Gobierno.