20 julio, 2024

El municipio controla que los asilos cumplan con la higiene correspondiente

El Municipio los visita de manera sorpresiva una vez al mes para comprobar que las instalaciones y las medidas de seguridad estén en orden, y que los lugares cuenten con las habilitaciones correspondientes.

Por Gabriel Rodriguez

El Municipio los visita de manera sorpresiva una vez al mes para comprobar que las instalaciones y las medidas de seguridad estén en orden, y que los lugares cuenten con las habilitaciones correspondientes.

Para que las residencias para ancianos funcionen en óptimas condiciones, el Municipio controla que las instalaciones y las medidas de seguridad estén en orden, y que los lugares cuenten con las habilitaciones correspondientes. Realizan las visitas de manera sorpresiva una vez al mes.

“Hacemos estos operativos en los hogares para que las personas puedan estar en espacios limpios y bien cuidados, ya que estos establecimientos prestan servicios de hospedaje, de alimentación, para la higiene y de recreación”, comentó Yésica Vargas, jefa del Consejo Municipal de Adultos Mayores.

Además, explicó que recorren los edificios con apoyo del personal de Bromatología, de Desarrollo Social y del Programa Control Urbano. “Este último es el que elabora las actas en el caso de que haya irregularidades”, indicó.

Allí revisan que la documentación esté en regla, que los matafuegos estén cargados, que haya asistencia médica y la cobertura de un servicio de emergencia las 24 horas.

“Del mismo modo, deben tener un trabajador social para que realice los informes de las actividades y una nutricionista para que elabore los menús de los alimentos que ingieren a diario. Controlamos que el personal tenga las libretas sanitarias y que esté capacitado en el trato con este rango etario. Para esto, nosotros también ofrecemos un curso que seguramente volveremos a dictar próximamente”, detalló la funcionaria.

También corroboran que elaboren propuestas de entretenimiento y recreativas para que los residentes estén en actividad de manera permanente. “Nos interesa que ofrezcan arte, educación física y deportes adaptados que los tengan en movimiento”, dijo Vargas.

Por último, aseguró que hasta el momento no encontraron irregularidades en las instituciones, ya que los dueños conocen el funcionamiento de los mismos. “Sin embargo, cuando nos acercamos, lo hacemos de manera sorpresiva cualquier día y en distintos horarios, y ya saben que no les avisamos”, contó.

En caso de que tengan algún inconveniente, el Programa Control Urbano es el encargado de inspeccionar y de labrar un acta, que les da unos días para que puedan solucionar la falta que están cometiendo.

“Durante la pandemia se nos dificultó mucho esta parte, porque no podíamos acceder a las instalaciones. Luego, a medida que se fueron flexibilizando las restricciones, pudimos volver para que todo esté en orden nuevamente, pero lo hacemos con todos los recaudos necesarios. El Ministerio de Salud también está muy presente controlando que reciban las vacunas que les corresponden”, agregó.