21 julio, 2024

El FMI espera apoyo político para la aprobación de la Ley Ómnibus en Argentina

Este jueves, Julie Kozack, vocera del Fondo Monetario Internacional (FMI), expresó que el organismo está a la espera de que el Gobierno argentino logre apoyo político para la aprobación de la ley ómnibus.

Por Gabriel Rodríguez

Este jueves, Julie Kozack, vocera del Fondo Monetario Internacional (FMI), expresó que el organismo está a la espera de que el Gobierno argentino logre apoyo político para la aprobación de la ley ómnibus. En una conferencia de prensa, Kozack destacó que este paquete legislativo es crucial, ya que aborda aspectos fiscales significativos, y espera que las autoridades construyan consensos políticos para la aprobación de los puntos clave de la normativa.

La vocera también señaló que el presidente argentino, Javier Milei, está implementando un ambicioso plan de estabilización, centrado en una amplia consolidación fiscal, acciones para reconstruir las reservas internacionales, corrección de desequilibrios de precios relativos, fortalecimiento del balance del Banco Central y la creación de una economía más simple, basada en reglas y orientada al mercado.

En relación con el acuerdo anunciado recientemente, Kozack indicó que se logró un entendimiento sobre políticas sólidas para recuperar la estabilidad macroeconómica y reencauzar el programa actual. El paquete acordado incluye un aumento en la asistencia social para proteger a los más vulnerables.

El nuevo programa establece un superávit primario del 2% del PBI para este año y una meta de acumulación de reservas de US$10.000 millones para fines de 2024. Bajo estos compromisos, el FMI desembolsará US$4.700 millones una vez que el directorio apruebe el acuerdo.

En cuanto al régimen cambiario, Kozack mencionó que Argentina se está moviendo hacia un modelo más basado en el mercado, abandonando los controles administrativos sobre las importaciones y abordando de manera ordenada la deuda comercial de los importadores. También destacó el compromiso de las autoridades argentinas para poner fin al financiamiento del Banco Central al Gobierno, fortaleciendo al mismo tiempo el balance de la entidad.