19 mayo, 2024

Cristina denunció «persecución política» del Gobierno de Mauricio Macri

La ex presidenta Cristina Fernández denunció hoy que sufre una «persecución política» e intentos de «proscripción» de parte del gobierno de Mauricio Macri para «tapar el desastre económico y social» del país, al que tildó como una «asociación ilícita terrorista»

La ex presidenta Cristina Fernández denunció hoy que sufre una «persecución política» e intentos de «proscripción» de parte del gobierno de Mauricio Macri para «tapar el desastre económico y social» del país, al que tildó como una «asociación ilícita terrorista» porque infunde «terror» con las facturas de servicios públicos y los precios.

cristina-tribunales

Fernández denunció que la administración macrista busca «proscribir» al kirchnerismo para las próximas elecciones con causas judiciales.

La ex jefa de Estado pidió la nulidad de la causa en la que se lo acusa por supuesta adjudicación irregular de la obra pública en favor del empresario Lázaro Báez, detenido por supuesto lavado de dinero, al sostener que es «un disparate absoluto, mayúsculo decir que una asociación ilícita la compone un gobierno elegido en las urnas».

«Creo que buscan difamación, proscripción y estigmatización de un movimiento político», sostuvo Fernández y, tras recordar también la detención de Milagro Sala, afirmó en contra del Gobierno que «existe una «persecución judicial de todos aquellos candidatos que pueden poner en riesgo sus resultados de la elección».

Tras declarar ante el juez Julián Ercolini en los tribunales de Comodoro Py y luego de cuestionar el fuerte operativo de seguridad dispuesto por la Casa Rosada, la ex jefa de Estado rechazó las acusaciones sobre asociación ilícita y remarcó que tanto la Ley de Presupuesto como la distribución de obras públicas están dispuestas a través de leyes votadas por el Congreso Nacional.

Igualmente Fernández subrayó que «no es que no queremos que se investigue» si hubo irregularidades, pero advirtió: «Yo quiero que se investigue, pero quiero que se investigue toda la obra pública», tras lo cual pidió que también se ponga la lupa sobre el empresario Angelo Calcaterra, primo de Mauricio Macri.

La ex presidenta denunció que las causas judiciales en su contra son «una maniobra absoluta de persecución política» por parte del actual Gobierno que «trata de tapar el desastre económico y social» del país.

Y contraatacó que en todo caso el gobierno de Macri «es una asociación ilícita terrorista porque te da terror cuando llega la factura de luz, la factura de de gas o cuando vas al supermercado». Fernández aclaró que esa expresión surgió de una charla que tuvo con au abogado.

Incluso se comparó con el ex presidente de Brasil Luiz Inacio Lula da Silva y advirtió que «es una maniobra regional» contra gobiernos de extracción popular.

Fernández también recordó el caso de Milagro Sala, detenida en Jujuy por presunta malversación de fondos en construcción de viviendas sociales y cuya liberación fue reclamada por el Grupo de Trabajo de Detención Arbitraria de las Naciones Unidas.

«Buscan la proscripción, la difamación y la estigmatización» del kirchnerismo, advirtió, y subrayó que «no es casual la insistencia del voto electrónico con chip» que busca aprobar el Congreso con la reforma política, al argumentar que «tiene serias irregularidades».

Tras la improvisada rueda de prensa a la salida de los tribunales, la ex jefa de Estado se retiró en automóvil poco antes de las 13.30 de Comodoro Py, en Retiro, donde militantes kirchneristas, como miembros de La Cámpora, protagonizaron empujones con gendarmes y policías.