20 junio, 2024

Casanello sospecha que Echegaray facilitó el lavado de dinero y pide su indagatoria

La citación a indagatoria del ex titular de la AFIP, Ricardo Echegaray, y al ex jefe de la DGI, Angel Toninelli, dispuesta hoy por el juez Sebastián Casanello, se relaciona con su posible responsabilidad en un «delito precedente» al lavado de dinero, que se le adjudica a Lázaro Báez y demás procesados de la causa.

La citación a indagatoria del ex titular de la AFIP, Ricardo Echegaray, y al ex jefe de la DGI, Angel Toninelli, dispuesta hoy por el juez Sebastián Casanello, se relaciona con su posible responsabilidad en un «delito precedente» al lavado de dinero, que se le adjudica a Lázaro Báez y demás procesados de la causa.

Concretamente, Casanello consideró posible su vinculación con la generación de facturas truchas que se operaba en Bahía Blanca y que habrían permitido al grupo eludir al fisco y reingresar al país dinero negro.

«El posible hecho precedente que permitió a los actores hacerse de una suma de dinero negro, que luego sería paulatinamente introducida en el mercado», sostuvo el juez al citar a los ex responsables del área recaudatoria.

El juez sostuvo que «a partir del descargo del imputado Fariña, sumado a la conjugación de elementos de prueba que se reunieron en relación con algunas maniobras que se habrían llevado a cabo en el seno de la administración de las firmas Helvetic Services Group SA, SGI Argentina SA y Austral Construcciones SA», el fiscal Guillermo Marijuan solicitó «la ruta de bonos».

«Existen sospechas concretas de que entre el 14/12/12 y el 08/04/13, a través de una posible maniobra de auto-venta o autocompra de títulos de deuda pública por parte de Helvetic Services Group SA, se reingresó al país una suma aproximada de 33 millones de dólares que habrían sido insertados en el mercado local a partir de su depósito en una cuenta bancaria de Austral Construcciones S.A. en el Banco de la Nación Argentina, a través de nueve cheques por un total de $208.840.876, endosados por Jorge Chueco -como apoderado de Helvetic- y depositados por Eduardo Larrea y Claudio Bustos en nombre de Austral», señalo el juez.

De acuerdo a la resolución, «las operatorias consistían en transferencias de dinero procedente de fuentes ilícitas desde SGI Argentina SA a Helvetic Services Group SA» y «a su vez esta firma, que registraba una cuenta comitente en la sociedad de bolsa ‘Financial Net Sociedad de Bolsa’, adquiriría bonos de deuda soberana, luego esos títulos se transferían en dólares a través de un sistema de compensación y liquidación en Suiza y finalmente reingresarían al país para ingresar al patrimonio de Austral Construcciones SA».

Según el fallo firmado por Casanello, «el descubrimiento de la multimillonaria evasión tributaria sacudió a la Administración Federal de Ingresos Públicos de Bahía Blanca, a punto tal, que mientras los inspectores de la Dirección Regional de aquella ciudad avanzaban con la investigación, el Dr. Ricardo Echegaray disolvía la regional, cesando la función de 49 jefes» en 2012, lo cual «abriría el camino» para «hacer desaparecer toda huella de las fiscalizaciones iniciales».

La denuncia de este modus operandi fue realizado el año pasado por la diputada Margarita Stolbizer.