21 mayo, 2024

Cambiemos negocia con Massa y Bossio cambios en proyecto de blanqueo y pago a jubilados para sacar dictamen

La alianza oficialista Cambiemos negocia con el Frente Renovador y el bloque Justicialista numerosos cambios al proyecto de ley de Reparación Histórica para Jubilados y Pensionados y de blanqueo de capitales, para sacar dictamen de mayoría en un plenario de comisiones previsto para hoy en la Cámara de Diputados con la intención de llevarlo al recinto el próximo miércoles.

La alianza oficialista Cambiemos negocia con el Frente Renovador y el bloque Justicialista numerosos cambios al proyecto de ley de Reparación Histórica para Jubilados y Pensionados y de blanqueo de capitales, para sacar dictamen de mayoría en un plenario de comisiones previsto para hoy en la Cámara de Diputados con la intención de llevarlo al recinto el próximo miércoles.

De acuerdo con lo confiado por fuentes legislativas, el macrismo aceptó modificaciones en lo que tiene que ver con el manejo de las acciones del Fondo de Garantía de Sustentabilidad de la ANSES con restricciones a la venta de acciones que la seguridad social tiene en empresas privadas, permite a los jubilados que tienen sentencia firme cobrar lo que dispone la justicia y promueve un acuerdo previsional con las provincias.

Varias de estas modificaciones fueron acordadas entre el jefe del Frente Renovador, Sergio Massa, y el referente del bloque Justicialista, Diego Bossio, quienes estuvieron reunidos esta noche en el primer piso del Palacio Legislativo.

Además, el espíritu de estos cambios va en coincidencia con el reclamo de algunos sectores del Frente para la Victoria, que lo apoyaría con «reservas», como también de lo exigido por Margarita Stolbizer (GEN), la socialista Alicia Ciciliani y el peronista disidente Darío Giustozzi (Unidos por Argentina).

El macrismo negoció en hermetismo con distintos sectores de la oposición las modificaciones que aceptaría para aprobar la propuesta con la que el Ejecutivo quiere pagar las sentencias a los jubilados y avanzar con un blanqueo de capitales.

De acuerdo con lo confiado por un diputado que intervino en las negociaciones, existe acuerdo para eliminar del artículo 1ro. el término de «emergencia en materia de litigiosidad previsional», ya que desde la oposición argumentaron que «no hay emergencia porque se designaron 12.500 millones de pesos en el presupuesto para el pago de los juicios a los jubilados».

Por eso se acordó que aquel jubilado que tiene sentencia firme se le pagaría el monto establecido por el fallo judicial, aunque se mantendrá la opción para que se adhieran al programa, al tiempo que se establecen cambios en la adecuación de las rentas vitalicias.

En cuanto a la moratoria previsional que vencerá el 18 de setiembre, según lo negociado entre el massismo y el oficialismo, se dictará una prórroga para las mujeres de entre 60 y 65 años con la opción de que puedan optar entre la pensión por vejez y la jubilación mínima.

Según fuentes massistas, unas 220.000 mujeres están en esta situación y podrán acceder a la pensión universal porque se bajará de 65 a 60 años el límite de edad, una de las condiciones fundamentales que también puso el bloque Justicialista para dar su apoyo a la propuesta del Ejecutivo.

En lo que respecta al Fondo de Garantía, se discutía esta noche un mínimo de entre 7 y 8 por ciento y un máximo de 20 por ciento, lo que representa sólo 1,2 del 9,2 por ciento de acciones que la ANSES tiene en empresas privadas.

En este punto, desde el Frente Renovador advirtieron que se fijarán «condiciones para vender» los títulos para evitar que se desprendan de acciones de una misma empresa, como también rechazaron la compra de bonos extranjeros.

En este aspecto existen diferencias entre el massismo y el FpV, que junto al bloque Justicialista ya manifestaron su oposición a derogar la norma que exige los dos tercios de la Cámara para habilitar la venta de activos de la ANSES.

Respecto al blanqueo sólo se avanzó en lo que tiene que ver con los bienes personales y se reclamó mayores beneficios para «la clase media», ya que la propuesta propone una eliminación progresiva del gravamen para montos superiores a los 800 mil pesos.

En el capítulo vinculado con la coparticipación, los diputados opositores acordaron la necesidad de «darle previsibilidad» a las provincias.

Según explicaron, el Gobierno dará automaticidad al flujo de los gastos corrientes para las cajas previsionales que se mantienen en manos de los gobiernos provinciales (13 provincias) con la intención de avanzar en el proceso de armonización.

De esta manera, explicaron, la Nación giraría los fondos para el pago del haber mínimo para mayores de 60 años, no abonaría la jubilación de una persona de 45 años, para lo cual se ordenaría una auditoría de esos jubilados.

Asimismo, se incluiría otro artículo en el proyecto que obliga a las 11 provincias que giraron su sistema previsional a la Nación a proponer en un plazo de 90 días un pago de la deuda previsional que mantiene con la ANSES por diferencia en los aportes previsionales, que superaría los 30.000 millones de pesos.

La negociación comenzará a definirse mañana en una reunión conjunta de las comisiones de Previsión y Seguridad Social y Presupuesto y Hacienda convocada para el mediodía en el Anexo C del Congreso.